#UnPaísConNosotras – Blanca Ivonne Olvera Lezama

Mujeres, sin acceso a justicia con perspectiva de género

Blanca Ivonne Olvera Lezama conoce bien la importancia de colocar en la agenda pública los temas sobre violencia contra la mujer, así como de seguridad pública. Durante casi casi tres décadas trabajó en procuración de justicia y desde hace 15 años se dedica a la docencia.

Al momento de hablar sobre las cifras de feminicidio en México, la investigadora del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), asegura que existe una inconsistencia en las estadísticas, ya que en 2020 se reportaron 3 mil 723 asesinatos de forma violenta de mujeres.

Sin embargo, de ese universo solo 940 se investigaron como feminicidio, mientras que el resto como homicidios dolosos de mujeres.

“El feminicidio es la muerte violenta de una mujer por el hecho de ser mujer y muchos de los homicidios dolosos que están registrados en las estadísticas del Secretariado Ejecutivo no lo son”, asegura la también profesora del posgrado de la Facultad de Derecho de la UNAM en violencia de género y de teoría del delito.

Una de las mayores exigencias de Olvera Lezama es que toda muerte violenta de las mujeres sea investigada con perspectiva de género, pues organismos de derechos humanos nacionales e internacionales lo recomiendan en diversos documentos.

“Las líneas de investigación de feminicidio y de homicidio doloso de mujer son diferentes porque en la primera los protocolos tienen perspectiva de género, pero en el segundo tiene otra línea de investigación y no debería de existir esa diferencia”, detalla.

Otro aspecto se relaciona con los responsables de catalogar un caso, quienes son los operadores de justicia penal, mejor conocidos como primeros respondientes.

Estos pueden ser desde un policía hasta un ministerio público y con las nuevas disposiciones también entra en la lista un guardia nacional, así como las fuerzas armadas, que les cedieron estas funciones.

El mayor problema con este personal es que muchas veces no cuentan con una perspectiva de género y eso provoca que los delitos sean catalogados de forma incorrecta porque la violencia física es la más evidente.

Y aun cuando durante el proceso se puedan percatar que se trata de un feminicidio, el caso no es reclasificado y por lo tanto no se sigue la misma línea de investigación del protocolo. El problema continúa cuando se llega a juicio y la autoridad competente no hace algo al respecto.

“El reto es muy grande y por eso es importante que se le brinde capacitación en perspectiva de género a este tipo de personal para garantizar el acceso a la justicia”, manifiesta.

Cifras del Inegi revelan que 66.1% de las mujeres en México han padecido al menos un incidente de violencia emocional, económica, física, sexual o discriminación en los espacios escolar, laboral, comunitario, familiar o en su relación de pareja.

Blanca Ivonne declara que la violencia de las mujeres ha crecido silenciosamente en México, primero como un cáncer y ahora como una pandemia porque muchas veces comienza desde el núcleo familiar, por ello es vital estar alerta a las primeras señales.

“Esta es la pandemia que sufren las mujeres y en México no hay mujer que no haya sufrido algún tipo de violencia. Para esta pandemia también se necesita una vacuna y ese será el gran reto del gobierno durante este año: encontrar los programas necesarios de capacitación y tomar acción en contra de la violencia de género”.