Elizabeth Hernandez

La ministra Norma Lucia Piña Hernández se convirtió en la primera mujer en ocupar el cargo de presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) luego de obtener los seis votos necesarios para presidir el máximo tribunal de justicia de México; la elección se definió en tan solo tres rondas, que dejaron en segundo lugar al ministro Alfredo Gutierrez Mena.

Piña Hernández agradeció el respaldo de los ministros que votaron por ella y reconoció su congruencia al elegir una mujer para esta posición, especialmente por la poca representación que aún tiene este género en posiciones de poder dentro del sistema penal y judicial a lo largo de todo el país.

“Esta representación que se me encomienda tiene una doble dimensión, una doble responsabilidad, los represento a ustedes ministras y ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, consejeras y consejeros de la Judicatura Federal, pero al ser la primera mujer que preside este máximo tribunal también represento a las mujeres, a nuestro nombre reconozco la congruencia de mis compañeras y compañeros”, aseguró Piña Hernandez durante su discurso de protesta y agregó que “reconozco la determinación por romper lo que parecía un inaccesible techo de cristal”

La ministra también aseguró sentirse acompañada, acuerpada y respaldada por todas las mujeres del país y agradeció a las “que siempre han creído, a las que no se han cansado de luchar para arrinconar a nuestra cultura patriarcal, honro a las que ya no están”.

Norma Lucía Piña reconoció que el resultado de su proyecto para la SCJN dependerá de un arduo proceso de conciliación al interior del Poder Judicial, pero aseguró que tiene confianza en que llegará “a buen puerto”.

Como ministra de la SCJN Norma Lucia Piña Hernández votó a favor de la despenalización del aborto en Coahuila, así como la eliminación de la prisión preventiva oficiosa dentro del código federal de procedimientos penales; de hecho, ella fue creadora de uno de los proyectos que elimibana esta figura al considerarla incompatible con la constitución y los Derechos Humanos.

Piña Hernandez también se pronunció en contra de la reforma eléctrica y el padrón telefónico propuesto por el gobierno federal, lo que le ha dado un perfil independiente a los intereses de otros poderes de la nación.

Analistas y expertos celebraron la elección de Piña Hernández, a quien consideran una jurista con amplia experiencia, que podrá dirigir los asunto de la SCJN de manera independiente y sin presiones externas que podrían comprometer las decisiones de este máximo tribunal de justicia.

Kenia López Rabadán, presidenta de la comisión de Derechos Humanos del Senado, celebró el nombramiento de Piña Hernández y agregó que “ante un Presidente que viola la Constitución, ahora más que nunca, la Corte debe mostrar independencia, imparcialidad, objetividad y profesionalismo”.

Araceli Martínez, historiadora y cronista de la SCJN, aseguró en entrevista para ONEA México que la elección de un perfil como el de Piña Hernández es una señal clara de independencia al poder ejecutivo y que da confianza a otros actores políticos sobre la autonomía de esta dependencia.

La experta también aclaró que el nombramiento de Piña Hernández es una forma de demostrar que la SCJN está comprometida con la paridad de género sin respaldar la candidatura de la ministra Yasmin Esquivel,quien actualmente se encuentra envuelta en una polémica por el posible plagio de su tesis de licenciatura.

¿QUIÉN ES NORMA LUCÍA PIÑA HERNÁNDEZ?

La actual presidenta de la SCJN estudió primero la carrera de profesora de Educación Primaria, y luego la licenciatura de Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) de donde se graduó en 1984 con un promedio de 9.6, también cuenta con una especialidad en Derecho Constitucional y Administrativo por esta misma casa de estudios.

Norma Lucia Piña también cursó la especialidad en Comunicación y Psicología Social en el Instituto Nacional de Ciencia de la Comunicación en la capital de España; en ese país realizó una Especialidad en Argumentación Jurídica por la Universidad de Alicante, en donde también obtuvo un máster en esta misma área de especialización.

Cuenta con un diplomado en Derecho Constitucional y Amparo por el Instituto de la Judicatura Federal, así como una especialidad judicial por el Instituto de Especialización Judicial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Su primer puesto dentro del poder judicial fue como secretaria proyectista en el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito hasta 1992, cuando se convirtió en secretaria de Estudio y Cuenta en la Primera Sala de la SCJN. La oportunidad de ser jueza vino en 1998 cuando ganó este puesto por oposición para el Tercero de Distrito en el Estado de Morelos

En el 2000 ocupó el puesto de jueza en el Quinto de Distrito en Materia Administrativa en el Distrito Federal, y ese mismo año se convirtió en Magistrada de Circuito por examen de oposición, lo que facilitó su camino hasta el máximo tribunal de justicia del país, al que llegó el 10 de diciembre de 2015 en sustitución de Olga Sánchez Cordero.