ELIZABETH HERNÁNDEZ

El periodista Pedro Pablo Kumul fue asesinado este lunes mientras conducía su vehículo en las periferias de la ciudad de Xalapa, Veracruz; los primeros informes detallan que el locutor fue atacado a balazos por los tripulantes de una camioneta con los que había tenido un problema de tránsito momentos antes.

Kumul no solo era locutor y reportero, también se desempeñaba como taxista en la capital de Veracruz, un detalle que revela las desigualdades laborales a las que se enfrentan los periodistas en esta entidad, y que según varios especialistas constituye una forma de violencia adicional para los comunicadores locales en México.

El colectivo de Periodistas Desplazados México expresó su preocupación por el asesinato de otro comunicador en México, e hizo un llamado urgente a que las autoridades responsables brinden protección inmediata a la familia de este reportero.

Los primeros testimonios detallan que el vehículo del periodista fue perseguido por una camioneta hasta llegar a las calles de la colonia Lomas de Casa Blanca, en donde los tripulantes abrieron fuego contra Kumul, quien perdió el control y se estrelló contra un poste de luz.

Aunque estos informes apuntan que el homicidio de Pedro Kumul está relacionado con un incidente de violencia vehicular, la activista y comunicadora Mariana Jacob señala que “en los casos de periodistas asesinados en México, especialmente en los estados como Veracruz, deben ser siempre investigados bajo un protocolo especial que ponga mucha atención en la labor o trabajos de investigación en los que se desempeñaba la víctima”.

La especialistas también explicó que en muchas ocasiones las autoridades utilizan el segundo o tercer trabajo de algunos reporteros para no brindarles protección bajo el argumento de que “no son periodistas a tiempo completo”, lo que genera discriminación y mayor riesgo contra esos comunicadores.

El medio de comunicación AX Noticias condenó el ataque a su colaborador a través de un mensaje en redes sociales, y exigió a las autoridades estatales que se lleve a cabo una investigación a fondo para dar con los responsables de este asesinato.


Durante este año han sido asesinados 18 periodistas en México, la cifra más alta de los últimos tres sexenios, y que coloca al país como uno de los más riesgosos para esta profesión a nivel mundial junto a otras naciones como Afganistán, India, Pakistán, Yemen e Irán.