Por Patricia San Juan

El grupo parlamentario de Morena lideró la votación en favor de que la Guardia Nacional pase a la administración, entrenamiento y organización de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) tras una discusión que superó las 12 horas y que terminó sin modificaciones al texto original enviado por la presidencia.

Con una votación de 71 a favor de su aprobación, 51 en contra y la abstención del morenista Ricardo Monreal, se consumó este traslado de poder y recursos durante la madrugada de hoy, 9 de septiembre.

La confrontación en tribuna

El debate mantuvo los mismos argumentos a lo largo de las presentaciones, la oposición sostenía que la estrategia de seguridad actual no había dado resultados, era contraria a Derechos Humanos o aumentaba las labores de las fuerzas armadas.

Quienes la respaldaban, aseguraban que el presidente, como civil, daba control al ejército y, por lo tanto, no se cometerían abusos, así como que este es una persona honesta; sobre el apoyo social a los grupos militares o que esta organización sólo sería administrada y entrenada por miembros del ejército y entrarían en el escalafón militar, pero seguiría siendo civiles; o con una clara defensa a Andrés Manuel López Obrador entre “vivas” y halagos.

En algunas ocasiones la oposición se refirió a las víctimas registradas hasta el momento, de forma directa o indirecta por militares, derivado de las olas de violencia que aún se presentan a nivel nacional, además, en tribuna referían que presentará una acción de inconstitucionalidad frente a la Suprema Corte de Justicia, ya que, en la Constitución, en el artículo 21, se señala que la Guardia Nacional es una fuerza civil, por lo que esta modificación la contraviene.

Los militantes de la oposición recordaron los posicionamientos previos de los integrantes del grupo parlamentario de Morena, con publicaciones de los actuales miembros del ejecutivo cuando se encontraban en campaña, videos, como el proyectado por el senador plural Emilio Álvarez Icaza en el que Mario Delgado se oponía en el pasado a la militarización del país o con referencias a sus dichos.

Mientras que los militantes de Morena y el Partido del Trabajo se defendían, señalando que ahora los gobernadores de los estados solicitan la presencia de las fuerzas armadas o que la oposición no ha recorrido lo suficiente el país.

Al final del debate, los votos de las fracciones parlamentarias fueron, en general, los esperados. Con esto se reformaron la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la Ley de la Guardia Nacional, la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, la Ley de Ascensos y Recompensas del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, que permitirá al ejecutivo unir a la Guardia Nacional, que ya es administrada parcialmente por el ejército, a completamente estar bajo su organización.

El presupuesto otorgado

La misma tarde de ayer, la secretaría de Hacienda entregó el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación a la Cámara de Diputados, quienes discutirán la entrega de recursos a las diferentes instituciones.

Este presupuesto, propuesto por el ejecutivo, le otorgaría a militares 146 millones de pesos, de acuerdo con cálculos del medio Animal Político, que refiere, se trata del año en que más recursos se les ha otorgado, pues se sumarían, con estas reformas, los montos asignados a la Guardia Nacional y a SEDENA, una de las instituciones que actualmente cuenta con más recursos.

Si bien las recomendaciones internacionales señalan que México debería esforzarse por disminuir la presencia de fuerzas militares en las calles, las estrategias de la presidencia contravienen estos puntos.

Entre los acuerdos claves de la premura de este debate, se señaló en la tribuna, que el presidente aseguró que la Guardia Nacional será protagonista del desfile militar que tiene fecha el 16 de septiembre, lo que habría provocado que la discusión en cámaras fuera requerida antes de la fecha.