Yolanda Martínez, una joven de 26 años que desapareció en San Nicolás de los Garza, Nuevo León el 31 de marzo de este año, fue identificada sin vida. Las pruebas de ADN y el reconocimiento de su padre confirmaron su muerte.

De acuerdo con la fiscalía del estado, su cuerpo fue encontrado el 8 de mayo, en un espacio despoblado dentro del municipio de Juárez, nuevo León y la familia dio a conocer en la cuenta de instagram dedicada a su búsqueda que también estaban con ella sus pertenencias.

La joven Yolanda Martínez era madre de una niña de cuatro años y acudió a San Nicolás Garza a solicitar trabajo, después de quedarse en casa de su abuela para facilitar su movilidad en el área, donde días después los grupos que ayudaron a la búsqueda pegaron carteles y volantes.

El gobernador del estado, Samuel García afirmó que él tenía conocimiento de que huyó de su hogar por violencia familiar, derivado de investigaciones oficiales y colectivos de activistas han denunciado que esas declaraciones propician la revictimización de Yolanda. Mientras sus padre insistía que no pudo haber huido porque cuidaba a su hija.

Hasta ahora no se tiene conocimientos de los resultados de la autopsia. En Nuevo León desde el primero de enero de 2022 hasta hoy se reportan 57 mujeres desaparecidas y no localizadas. Los municipios con mayor incidencia son Monterrey, la capital del estado, General Escobedo, Guadalupe y San Nicolás de los Garza, municipios conurbados de la zona metropolitana.

La familia de Yolanda Martínez dio a conocer el caso durante las jornadas de búsqueda de Debanhi Escobar, también en el área más concurrida de Nuevo León. Gustavo Adolfo Guerrero, fiscal del estado, afirmó durante el tiempo que las jóvenes estaban desaparecidas, que las mujeres se iban de su casa “por rebeldía o porque olvidan informar a sus familias”.

En Nuevo León activistas han denunciado el incremento de casos de mujeres desaparecidas, por lo que se intensifica la preocupación de que existan grupos de trata de personas, sobre todo por las edades de las cvíctimas, entre 10 y 29 años, edades en las que se encontraban Debanhi Escobar, Yolanda Martínez y María Fernanda Contreras, las tres reportadas como desaparecidas y localizadas sin vida.

En todos los casos las familias han impulsado las búsquedas y solicitado el apoyo de la fiscalía local, así como de la ciudadanía, ya que no percibían que las autoridades realizaran el trabajo de forma correcta.

En México 99 mil 823 personas continúan desaparecidas, de acuerdo con el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas. En lo que refiere específicamente a mujeres el grupo más vulnerable es el de aquellas de 15 a 19 años, señalan las cifras.