Las autoridades federales y la familia de Debahni Escobar confirmaron que el cuerpo de la joven de 18 años fue localizado dentro de una cisterna en los terrenos de un hotel, en la zona cercana a la que desapareció el 9 de abril en el municipio de Escobedo.

La noche del 21 de abril la localizaron y Mario Escobar, su padre, afirmó ante los medios de comunicación que se equivocó al creer en la Fiscalía del estado, institución que no le permitió obtener copias del expediente de investigación, como indica la Ley General de Víctimas.

De igual manera denunció que no tuvo información previa a la localización de su hija, cuando en otras ocasiones la Fiscalía estaba en constante contacto con ellos, como no les permitieron entrar a la zona de la extracción del cuerpo, todo esto forma parte de sus derechos. “Tal vez porque no era su hija” afirmó.

El hotel en el que se encontraba el cuerpo de la joven, con el nombre de Nueva Castilla, presuntamente ya había sido investigado por integrantes de la Fiscalía del Estado de Nuevo León. El 20 de abril fueron las propias autoridades las que informaron que drenaron una cisterna ubicada en el terreno.

La investigación del 20 de abril ocurrió después de que las cuadrillas de búsqueda voluntaria acudieran al área del hotel e identificaran un bulto al fondo de la cisterna de 5 metros de profundidad y manchas que parecían de sangre en el agua.

Hasta el momento no se ha aclarado si se trata de la misma cisterna o si el terreno tenía más de una para abastecer el total del complejo, que cuenta con al menos seis construcciones aparentes desde la vista aérea.

La localización fue posible, de acuerdo con el subsecretario de Seguridad, Ricardo Mejía, después de que los empleados del hotel notificaran a las autoridades que se captaba el olor que anunciaba la descomposición en el lugar, que la Fiscalía Estatal de Nuevo León describió como una “instalación abandonada”.

La desaparición y el proceso de búsqueda

Debahni Escobar salió con amigos el 8 de abril, la última vez que la vieron fue el 9 de abril en una carretera. Su familia y amigos dieron a conocer una foto que presuntamente habría tomado un conductor de transporte privado, donde ella se encontraba en una carretera sola.

Las personas cercanas a ella, usuarios de redes y medios de comunicación notificaron que la buscaban, tras la localización del cuerpo de María Fernanda Contreras que fue localizada sin vida y que activistas del estado dieron a conocer que ya era posible reconocer que existía un patrón de desaparición de mujeres jóvenes.

En los 13 días de búsqueda por Debanhi se localizó a cinco mujeres jóvenes y adolescentes en el estado, con los nombres de Irlanda Ramírez, de 14 años, Ingrid Castillo de 15 años, Brisa Porras de 16 años, Jenifer Almaguer de 15 años e Irma Hernández de 19 años, en Ciudad Benito Juárez, de acuerdo con información del diario El Financiero.

El mismo jueves la comisionada Nacional de Búsqueda, Karla Quintana, acudió a Nuevo León a dialogar, primero con los familiares de la joven y después con el gobernador Samuel García, sobre el caso y la desaparición de personas en el estado.

En Nuevo León se registra un total de 6 mil 186 víctimas de desaparición, mil 791 de ellas son mujeres, de acuerdo con las cifras que brinda el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas.