Activistas del municipio de Chimalhuacán denunciaron agresiones por parte de policías en su contra, tras la colocación de un campamento frente a las instalaciones de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México para denunciar las lesiones generadas en contra de una activista por los derechos humanos.

Durante la protesta policías vestidos de civil habrían lesionado a las manifestantes, entre las que se encontraban otras madres activistas, como Irinea Buendía y Lidia Florencio, de acuerdo con el Colectivo Aequus, dedicado a la protección de los derechos humanos.

Las activistas denunciaron el uso de armas largas para amedrentarlas, así como gases lacrimógenos por parte de aproximadamente 300 elementos, durante la protesta que transmitieron en vivo a través de sus redes sociales. En los videos se puede observar que también emplearon palos y perseguían a las manifestantes durante la madrugada.

El campamento fuera de las instalaciones fue colocado después de que el primero de abril Irene Yashika Martinez Cervantes fue detenida por policías de tránsito, aproximadamente a las 8:40 pm. Aseguraron que conducía una motocicleta robada, sin embargo pocas horas después afirmaron que manejaba en sentido contrario.

Hasta la una de la mañana del dos de abril sus familiares pudieron localizarla, ya que, de acuerdo con su testimonio, la mantenían incomunicada y fue herida durante el proceso. Hasta el momento las autoridades del municipio notificaron ante la prensa que tres policías, presuntamente vinculadas con la detención, fueron puestas a disposición de las autoridades y serán investigadas.

La protesta solicitaba la detención del comandante de la policía local, quien, de acuerdo con la denuncia, también habría sido responsable de las lesiones en contra de Martínez.

Irene Martínez denunció en 2019 la desaparición forzada de su hija, Alin Yashica Pantoja de entonces 12 años, quien en mayo de ese año viajaba con su padre y fueron detenidos por policías locales, quienes los separaron. Su padre fue puesto a disposición del Ministerio Público mientras no se sabía el paradero de la adolescente.

La familia denunció a las autoridades por desaparición forzada. Alin Pantoja ya se encuentra con sus padres actualmente, pero los colectivos de feministas afirman que la reciente detención de Irene Martínez tiene relación con su actividad en favor de la localización de su hija dos años antes, así como las denuncias contra autoridades locales y el apoyo a los colectivos de activistas en el Estado de México.