La abogada y defensora de derechos humanos Patricia Susana Rivera Reyes fue asesinada el sábado 19 de marzo, en Tijuana, la ciudad fronteriza de Baja California, después de que ingresaran a su hogar personas armadas, mientras se encontraba en una reunión.

Rivera era defensora de los derechos de los pueblos indígenas en el estado. Además de su asesinato el catedrático José Félix Villarreal, del Instituto Tecnológico de Tijuana, fue herido de gravedad. Presuntamente estos hechos se derivaron de un asalto, las personas que entraron al domicilio se llevaron algunas pertenencias y dispararon solamente a las dos víctimas, de acuerdo con reportes de la prensa local.

La Fiscalía estatal no se ha pronunciado oficialmente al respecto en los boletines emitidos por la entidad, pero la Comisión Estatal de Derechos Humanos realizó un llamado a las autoridades para que se esclarezcan los hechos.

Miguel Ángel Mora Marrufo, ombudsman del estado, afirmó que los atentados cometidos contra cualquier persona defensora de los derechos humanos representan un “agravio a la sociedad” por lo que es necesario un proceso expedito de investigación.

La Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México, así como IM-Defensoras, exigieron justicia para Rivera, con un llamado a la comunidad internacional a mantenerse atenta, ya que sólo en 2021 se documentaron 18 agresiones en contra de activistas por la defensa de los derechos humanos.

Patricia Susana Rivera Reyes fue consejera del ya extinto Organismo Público Autónomo de la Procuraduría de Derechos Humanos, fue egresada de la Universidad Autónoma de Baja California y de la Universidad Carlos III de Madrid.

En Tijuana también dos periodistas fueron asesinados en lo que va del año 2022, Margarito Martínez y Lourdes Maldonado. Tanto las personas que trabajan en medios de comunicación como defensoras de Derechos Humanos deben ser protegidas por la Comisión nacional y Estatal dedicadas a su defensa.

En 2021 fueron asesinadas 25 personas defensoras de Derechos Humanos a nivel nacional, 22 hombres y tres mujeres, mientras en los años 2020 y 2019 se registraron 17 homicidios por año en contra de activistas.