El objetivo del convenio está enfocado en disminuir la población migrante proveniente de El Salvador, Guatemala y Honduras, y ofrecerle oportunidades laborales de largo plazo a los jóvenes


Por Patricia San Juan

Los gobiernos de México y Estados Unidos pusieron en marcha el programa Sembrando Oportunidades y la reactivación de un plan similar al “Quédate en México” como un nuevo marco de cooperación para el desarrollo de la población migrante proveniente de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Aunque el monto del plan binacional no fue dado a conocer por los gobiernos, la esencia de Sembrando Oportunidades será la formación de los jóvenes y otorgarle a la población de Centroamérica beneficios a través de becas. 

También se implementarán acciones para que todos los migrantes que soliciten asilo al gobierno estadounidense permanezcan en México de manera provisional mientras se resuelve su situación.

Producción de árboles frutales

En un documento oficial publicado ayer por la Embajada de Estados Unidos en México se informó el acuerdo que permitirá desarrollar el programa Sembrando Oportunidades en Centroamérica.

La vicepresidenta Kamala Harris anunció en junio de 2021 que su gobierno, liderado por Joe Biden, buscaría soluciones para “atacar las raíces” de la crisis fronteriza, por lo que se propondrían acciones en favor de terminar con la falta de oportunidades económicas para los ciudadanos de los países que mayor número de migrantes registran en EUA.

En una primera etapa, la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) se encargarán de brindarles habilidades y experiencia a los jóvenes, con el propósito de conducirles hacia un empleo de largo plazo. 

El meta objetivo es llegar a más de 500 mil jóvenes en riesgo en Honduras. Los recursos se aportarán de manera conjunta y las agencias encargadas de coordinar los esfuerzos serán Amexcid y USAID. Se anunció que ya se realizaron diversos viajes para “identificar áreas potenciales de colaboración”.

USAID planea establecer una agenda que le permita a su gobierno reconocer “las causas estructurales de la migración” y ambos países promoverán la “buena gobernanza”, así como un entorno favorable para las empresas y la inversión de los gobiernos en las naciones beneficiadas del centro del continente americano.

Migrantes se quedarán en territorio mexicano

Las autoridades de Estados Unidos anunciaron el retorno del programa impulsado por la administración del expresidente Donald Trump, llamado Protocolos de Protección a Migrantes y más conocido como “Quédate en México”, que establece que las personas que arriben a la frontera de México con Estados Unidos que soliciten asilo deberán quedarse en territorio mexicano hasta que se resuelva su situación.

El próximo lunes 6 de diciembre en San Diego, California, así como en El Paso, Brownsville y Laredo, en Texas, se reactivará la devolución de las personas mientras se les informa si son aceptados en un plazo de 180 días, durante los cuales se adaptarán a una vida provisional.

Desde México la Secretaría de Relaciones Exteriores dio a conocer que EUA “atenderá todas las preocupaciones de índole humanitaria”, por lo que destinarán más recursos a albergues u organizaciones, también se brindará protección a grupos vulnerables.

La estrategia fue implementada por primera vez en 2019 y formó parte de las políticas contra la migración impuestas por el entonces presidente Donald Trump. Al llegar Biden intentó terminar en dos ocasiones con estos bloqueos de las cortes federales tras las denuncias de gobiernos estatales republicanos, como los de Texas y Missouri. De acuerdo con la organización Human Rights First se trata de un esquema que retorna de forma ilegal a quienes requieren ingresar al país.

Durante octubre de 2021 el Departamento de Seguridad para la Patria (Homeland Security, en español) publicó una carta del secretario Alejandro Mayorka que aseguraba que era necesario terminar con este programa.

Reconozco que los Protocolos de Protección a Migrantes contribuyeron a la reducción de flujos migratorios, sin embargo, también impuso substanciales e injustificables costos humanos en los individuos que fueron expuestos a daños mientras esperaron en México. La Administración Biden Harris, en contraste, persigue una serie de políticas que desincentiven la migración irregular mientras incentivan la seguridad, el orden y los caminos humanos”, se lee en el texto.

De acuerdo con el diario estadounidense The Washington Post el programa tendrá distintas mejoras como el incremento de jueces que traten los casos para reducir los plazos, así como la vacunación obligatoria a quienes no cuenten con su dosis contra el COVID-19.

En noviembre de 2021 se anunció el posible regreso del programa a través de un documento de la corte de Amarillo, Texas, en el que se dio a conocer la preparación de las autoridades estadounidenses para su reaplicación.