El presidente López Obrador aseguró que en su gobierno no se tolera la corrupción y gracias a eso se han obtenido beneficios económicos para la población


Unidad de Investigación

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que con la política de combate a la corrupción y con la política de austeridad republicana se han ahorrado un billón 400 mil millones de pesos en los tres años de su gobierno.

“Se gobierna con austeridad y con autoridad moral. No se tolera la corrupción ni se permite la impunidad. En la práctica no hay fueros ni privilegios. Se atiende a todos, se respeta a todos, pero se les da preferencia a los pobres”, dijo durante su mensaje de gobierno.

El mandatario aseguró que la lucha emprendida para erradicar la corrupción en México no solo tiene beneficios “morales”, también una gran cantidad de recursos que se pueden recuperar para el desarrollo y el bienestar de la población.

Recordó que en su primer año de gobierno (2018-2019) se logró eliminar la condonación de impuestos a grandes contribuyentes, empresas y bancos que se beneficiaron del “influyentismo”.

De igual forma expuso que se estableció como delito grave en la Constitución la corrupción. “No lo era desde el tiempo que se reformó el Código Penal en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari”, agregó.

Otra de las medidas –que en sus palabras– ha ayudado a liberar más presupuesto en beneficio de la ciudadanía es la cancelación de fideicomisos y fondos que se manejaban de manera discrecional y en beneficio de las minorías.

A pesar de los dichos del presidente, la realidad es que el país sigue estancado en el combate a la corrupción y hacia un Estado de Derecho robusto.

México se ubica en la posición 130 de 180 países evaluados por Transparencia Internacional, ubicándose junto a Guinea, Laos, Maldivas, Mali, Myanmar y Togo.

En tanto que los resultados del Índice de Estado de Derecho elaborado por The World Justice Project ubican a México como el quinto peor país del mundo en materia de corrupción.