Al exdirector de Pemex se le acusa de haber recibido sobornos por parte de Alonso Ancira, accionista mayoritario de AHMSA, para que impulsara la compra de la planta de Agronitrogenados


Unidad de Investigación

Un juez de control del Reclusorio Norte dictó prisión preventiva justificada contra Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), por el caso Agronitrogenados.

La medida cautelar fue solicitada por la Fiscalía General de la República (FGR) por alto riesgo de fuga.

El juez Artemio Zúñiga aceptó modificar las medidas cautelares a prisión preventiva, ya que el exfuncionario tiene los medios económicos y contactos para eludir la justicia.

Medios reportaron que la audiencia comenzó después de las 14 horas de este miércoles y poco después Lozoya Austin tomó la palabra para negar los hechos que se le imputan.

La defensa del exdirector encabezada por el abogado Miguel Ontiveros Alonso propuso a la FGR, a Pemex y a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) entregar un inmueble con el objetivo de llegar a un acuerdo reparatorio en el caso Agronitrogenados y con ello se extinga la acción penal contra el acusado y tres familiares (su esposa, su madre y su hermana).

A Lozoya Austin se le acusa de haber recibido sobornos por parte de Alonso Ancira, presidente del consejo de administración de Altos Hornos de México (AHMSA), para que impulsara la compra con sobreprecio de la planta de Agronitrogenados.

En julio del año pasado un Ministerio Público Federal acusó a Lozoya de obtener más de 3 millones de dólares en sobornos, recursos que se utilizaron para la adquisición de una casa en Lomas de Bezares, en la Ciudad de México.

El mismo Ministerio argumentó que Pemex pagó 485 millones de dólares para la compra de la planta que se encontraba en condiciones inoperables, cuando la construcción de una nueva requería una inversión entre 200 y 300 millones.

El 3 de noviembre pasado, el juez Artemio Zúñiga dictó prisión preventiva para el exdirector de Pemex por los delitos de cohecho, operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada por el caso Odebrecht, en el que Lozoya Austin recibió 10.5 millones de dólares por parte de la constructora brasileña a cambio de que la petrolera mexicana le asignara contratos.