Este órgano tendrá será presidido por la Subsecretaría de Derechos humanos de la Segob y estará obligada a rendir un informe al final del sexenio sobre las desapariciones, ejecuciones extrajudiciales y tortura de las que es responsabilizado el Estado mexicano, cometidas de 1965 a 1990


Por Patricia San Juan

La Presidencia de la República anunció la creación de la Comisión para el Acceso a la Verdad, el Esclarecimiento Histórico y el Impulso a la Justicia de las violaciones graves a los derechos humanos entre los años 1965 a 1990 para revisar el periodo nombrado en la historia mexicana como la “Guerra Sucia”, en la que el Estado es acusado por colectivos de cometer actos atroces contra la población.

Las labores de esta Comisión serán implementar acciones que contribuyan a esclarecer los hechos ocurridos e impulsar la impartición de justicia; facilitar la localización de personas desaparecidas en dicho periodo; asegurar la reparación de las víctimas o en todo caso a sus familias; el diseño de estrategias que simplifiquen el acceso a la verdad; así como hacer accesibles los archivos y documentos del pasado para su investigación adecuada.

Este órgano será presidido por la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración, que forma parte del Secretaría de Gobernación y que dirige Alejandro Encinas en la actualidad. Los funcionarios que lo integren no tendrán beneficios económicos por su participación y podrán solicitar el apoyo de expertos en para una búsqueda más efectiva.

Las familias de las personas desaparecidas y las víctimas podrán tener acceso a la información que se obtenga sobre las investigaciones, aunque en el decreto solo establece que pueden ser llamados durante los trabajos. Al final de sus funciones, el 30 de septiembre de 2024, la Comisión tendrá la obligación de presentarles un informe final el cual también se entregará al Poder Ejecutivo.

La información oficial establece que a mediados de noviembre se instalará este órgano y en su primera sesión será necesario aprobar sus lineamientos, 15 días después se elegirá a las personas expertas que podrán aportar en las labores.

La Guerra Sucia en México

Aunque el momento histórico más conocido de la Guerra Sucia en el país fue el periodo del Movimiento Estudiantil de 1968 y que culminó con la matanza del 2 de octubre en la Plaza de Tlatelolco, también se compone de otros movimientos sociales.

Las víctimas principales fueron integrantes de guerrillas rurales y urbanas que se oponían sobre todo al PRI, único partido en el poder desde el fin de la Revolución Mexicana, aunque algunos grupos también se oponían a los empresarios.

En el país se crearon al menos 30 núcleos guerrilleros concentrados en 23 estados del país, de acuerdo con el investigador Jorge Mendoza García, autor del texto “La Tortura en el Marco de la Guerra Sucia en México: un ejercicio de memoria colectiva”.

Durante este periodo las autoridades emplearon técnicas extrajudiciales para contener las protestas sociales y los enfrentamientos con los guerrilleros, así como contra aquellas personas que pudieran estar relacionadas directa o indirectamente con ellos. Entre las instituciones señaladas por las familias de las víctimas se encuentran la Dirección Federal de Seguridad (DFS) y el Ejército mexicano.

Durante el sexenio de Vicente Fox se creó la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado que investigaría 532 quejas de desaparición forzada y la represión que sufrieron los estudiantes. Gracias a esa acción se abrieron 570 pesquisas, pero sin resultados favorables para las víctimas, así lo dio a conocer el informe “Desapariciones Forzadas Durante la Guerra Sucia en México e Impunidad”, escrito por las organizaciones Centro Prodh, Fundar y once colectivos más.

La nueva Comisión retomará y abrirá nuevos caminos en las investigaciones realizadas durante el pasado de casos de desaparición, ejecuciones extrajudiciales, torturas, entre otros delitos que atentan de forma grave contra los derechos humanos.