Agosto fue el mes en el que más feminicidios se cometieron desde que la autoridad registra la incidencia delictiva, ya que alcanzó su punto más alto con 107 víctimas


Unidad de Investigación

El recrudecimiento de la violencia feminicida alcanzó máximos históricos en agosto pasado, al registrarse 107 mujeres asesinadas en razón de género además de 273 homicidios dolosos cometidos contra ellas solo durante ese mes.

Estas cifras, publicadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), constituyen la mayor incidencia observada en 24 años de documentación.

El número de casos de este periodo revelan un preocupante promedio de 12 mujeres asesinadas cada día. Esto es una vida arrebatada cada dos horas. La ineficacia de las medidas implementadas para combatir el incremento de este fenómeno se encuentra reflejado en una incidencia sin precedentes.

En relación con los primeros ocho meses del año pasado, el delito de feminicidio ha presentado un crecimiento de 8.03 por ciento. En materia de violencia familiar, se detectó un aumento de 19.6 por ciento, reportando su máxima incidencia durante mayo de 2021, con 23 mil 095 casos registrados.

Por su parte, la violación sexual alcanzó el mayor número de investigaciones iniciadas en marzo del año en curso con 2 mil 017 expedientes y, respecto del periodo enero-agosto del año anterior, un aumento de 30.8 por ciento.

A su vez, el servicio de emergencias 911 reportó haber acumulado durante la pandemia la mayor cantidad de solicitudes de auxilio por incidentes de abuso sexual, alcanzando su máximo histórico también en agosto con 614 llamadas, representando una elevación de 17 puntos porcentuales en relación con los primeros ocho meses de 2020.

La última Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) que elabora el Inegi confirmó que las mujeres son las principales afectadas por los delitos sexuales, conformando el 92.7 por ciento del total de las víctimas.

Debe destacarse que, en relación con los delitos de violación, hostigamiento e intimidación sexual, el citado instituto estimó una cifra negra promedio de 95.4 por ciento. Ello significa que, de todas las agresiones cometidas en 2020, solo se inició una carpeta de investigación en 4.6 casos de cada 100.

En entrevista otorgada al portal Latinus, Francisco Rivas, Director General del Observatorio Nacional Ciudadano señaló que a pesar de que se trata de delitos pertenecientes al fuero común, el Gobierno federal ha incidido negativamente en este fenómeno a través de la eliminación de las estancias y recursos para la atención de la mujer.