Al banco creado por el actual gobierno se prevé destinarle 25 por ciento más de recursos el próximo año, mientras que su índice de morosidad se ubica en 19.9 por ciento, lo que provocó que dejara de otorgar crédito


Por Nayeli Meza Orozco

Es una bolsa rota. El Banco del Bienestar (Banbien) pasó de ser la institución encargada de dispersar los recursos de programas sociales del Gobierno federal a dejar de otorgar créditos a causa del impago de sus clientes.

El índice de morosidad (IMOR) de Banbien se ubicó en 19.9 por ciento en el segundo trimestre de 2021, en comparación con el 7.5 por ciento que reportó la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) durante el mismo periodo de 2020. Este nivel de cartera de crédito vencida es el mayor de la banca de desarrollo.

La cartera vencida representa los préstamos que no han sido pagados por sus titulares durante al menos tres meses.

Cifras del propio banco muestran que entre abril y junio de 2021, la situación de la cartera vencida del Programa Integral de Inclusión Financiera (PROIIF) fue por 76 mil 106 créditos por un saldo de 82 millones 632 mil pesos.

A pesar de que el Banco del Bienestar carga con un alarmante IMOR, para el próximo año el Gobierno federal buscará otorgarle 25 por ciento más recursos, de acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2022.

Si el Congreso aprueba lo solicitado, el banco dirigido por Diana Álvarez Maury recibirá 7 mil 299 millones de pesos, en contraste con los 5 mil 829 millones establecidos en el PPEF 2021. Es decir que a la institución se le destinarían mil 470 millones de pesos adicionales.

Para el ejercicio fiscal del próximo año, se prevé que Banbien cuente con una asignación presupuestaria con apoyos fiscales de 321.4 millones de pesos, con el objetivo de continuar con sus labores de banca social, a través de la oferta de productos y servicios enfocados a las necesidades de toda la población.

Dentro del gasto programable del PPEF 2022 se contemplan 321 millones 439 mil pesos para ahorro y crédito popular; 41 millones 309 para actividades orientadas al financiamiento y recuperación de cartera de banca de desarrollo, y para actividades de fomento de la banca de desarrollo se estiman 102 millones 483 mil pesos.

Maquinaria sin avances

Las metas establecidas para el Banco del Bienestar tampoco se han conseguido como se esperaba. Hasta el segundo trimestre, solo cinco de una lista de 30 presentaron un avance de 50 por ciento o más.

Con base en información consultada en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) la meta correspondiente al número de sucursales del Banco del Bienestar verificadas para determinar su inclusión en el programa de mantenimiento integral respecto del total planeado presentó un avance de 94 ciento; fue la única en ese nivel.

Le siguen los municipios en los que se realiza la dispersión de programas gubernamentales (88.4 por ciento), las cuentas de los productos de captación que ofrece el Banbien (86.2 por ciento) y los objetos de aprendizaje para el desarrollo de capacidades financieras alcanzaron un 77.5 por ciento.

La meta que mide el número de acciones de promoción de productos y servicios de ahorro realizadas por la institución reportó un 50 por ciento de avance.

Dentro de las que se encuentran con los menores porcentajes (18.2 por ciento) destaca la meta por los cursos otorgados a la población objetivo en materia de educación financiera, y los beneficiarios de programas gubernamentales que reciben apoyos a través del Banco del Bienestar, con 25.4 por ciento.

Las que hasta el segundo trimestre no reportaron ningún avance fueron las metas que miden el total de la población adulta de 18 a 70 años de edad con al menos un producto financiero; el número de intermediarios financieros, fideicomisos y gobierno con crédito autorizado respecto del número de intermediarios financieros, fideicomisos y gobierno planeados, así como la variación de corresponsales bancarios habilitados en operación respecto del mismo periodo del año anterior, entre otras.

La promesa presidencial

Datos del propio banco muestran que el costo al que asciende cada una de las nuevas sucursales, incluyendo obra civil y su equipamiento permanente y no permanente, equivale a 5 millones 600 mil 311 pesos.

Durante su Tercer Informe de Gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que, hasta ahora, se han construido mil 064 sucursales y hay 368 más en proceso.

Para los próximos dos años el plan es que el Banco del Bienestar tenga cobertura en las regiones menos comunicadas del país apoyada de una red 2 mil 700 nuevas sucursales.

Sin embargo, el reto hacia adelante del Banbien será sortear múltiples desafíos relacionados con su liquidez financiera y los daños al erario por ataques cibernéticos que han sufrido sus plataformas desde el inicio de su creación en 2019.

La Unidad de Investigación de ONEA México reveló que el 25 de noviembre de 2020 (durante la sesión ordinaria 149), el Comité de Transparencia de la institución financiera decidió clasificar por cinco años la información sobre las vulneraciones cibernéticas y sus afectaciones al Banco del Bienestar.

Durante el año pasado, al llamado banco de los mexicanos se le impusieron tres multas por incumplimiento a las disposiciones de carácter general que establecen la metodología de cálculo, fórmula, componentes y supuestos del GAT, y una más por faltar a la regulación como participante del SPEI.

El monto fue por un millón 230 mil pesos, de acuerdo con información de Banxico disponible en la PNT.

El Gobierno federal también deberá establecer las bases de su operación, pues documentos consultados en la PNT a cargo de la direccción general adjunta de estrategia corporativa de la entidad muestran que el Programa Institucional 2020-2024 del Banco del Bienestar fue emitido en marzo de 2021, pero “se continúa trabajando en la alineación de los diagnósticos de los Programas Presupuestarios, así como en la actualización de las metas”.