Unidad de Investigación

LA AFIRMACIÓN: El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que en su gobierno no se tolera y tampoco existe corrupción. También expuso que no se han quedado impunes los actos de corrupción que ocurrieron, pues hay denuncias judiciales en esos casos.

“De modo que puedo decir, sin temor a equivocarme, que no hay corrupción, que no se tolera la corrupción en el gobierno en lo que corresponde a las decisiones desde arriba, es pañuelito blanco, ya lo puedo decir”, manifestó el mandatario durante la conferencia matutina de este jueves.

LA VERIFICACIÓN DE ONEA MÉXICO: Falso. A pesar de que en el Índice de Percepción de Corrupción elaborado por Transparencia Internacional (TI) el país mejoró seis lugares en términos reales, pasando de la posición 130 (2019) a la 124 (2020) entre las naciones evaluadas, México es el peor evaluado entre los integrantes de la OCDE.

TI destacó en su último informe que, de 2016 a 2019, ninguno de los casos de corrupción trasnacional que involucran a empresas y funcionarios mexicanos fue sancionado en el país, como la red de Odebrecht, por lo que la falta de condenas a los casos y redes de corrupción, así como el riesgo de impunidad sigue latente.

Dentro del propio gobierno del presidente López Obrador está presente la sombra de la corrupción. A finales de agosto de 2019, se dio a conocer que, a través de familiares, empresas y presuntos prestanombres, el director general de CFE se hizo de un imperio inmobiliario de 25 propiedades (23 casas y dos terrenos) con un valor aproximado de más de 800 millones de pesos.

Sin embargo, cuatro meses después, la Secretaría de la Función Pública (SFP) exoneró al funcionario de los señalamientos de conflicto de interés, enriquecimiento oculto y tráfico de influencias.

En junio de 2020, el portal Latinus reveló que el director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, entregó contratos del instituto a un consorcio de 23 marcas y empresas pertenecientes a su familia, de las cuales el funcionario solo incluyó tres en su declaración de posibles conflictos de interés.

Otros nombres de personajes cercanos al presidente que han figurado en escándalos por corrupción son la exsecretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval y su esposo, el investigador John Ackerman, por comprar cinco casas al contado en tan sólo nueve años, cuyo valor de mercado asciende a los 60 millones de pesos, es decir cinco veces la cantidad que reportaron en su declaración patrimonial.

A finales de marzo de 2021, la SFP archivó una denuncia en contra de Sanjuana Martínez, directora de Notimex, por falta de elementos, quien había sido acusada de cometer faltas administrativas al interior de la Agencia de Noticias del Estado Mexicano.

Otro caso es el de Epigmenio Ibarra, dueño de la productora de Televisión Argos y documentalista de López Obrador, quien recibió un préstamo de 150 millones de pesos por parte del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) a mediados del 2020.

La familia del mandatario tabasqueño también figura entre las polémicas. En agosto del año pasado se difundieron videos de Pío López Obrador, hermano del inquilino de Palacio Nacional, recibiendo en 2015 dinero en efectivo a manos de David León, quien había sido designado como zar anticorrupción para la distribución de medicamentos.

El nombre de Pío López reapareció cuando se hizo público a inicios de este año que el gobierno, a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), le asignó un contrato por 89 millones de pesos al estadio de béisbol cuyo fundador es el hermano del presidente. 

Otro de los hermanos del presidente López Obrador, José Ramiro, se benefició con un crédito por 1 millón 771 mil pesos otorgado por la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero.

Litoral Laboratorios Industriales, empresa de Felipa Obrador, prima del mandatario, obtuvo contratos con Pemex por el orden de los 365 millones de pesos. Aunque se detectaron y cancelaron algunos de los acuerdos, la compañía se asoció con otra y cerró otros convenios.

– – –

Este texto forma parte de la estrategia de la Unidad de Investigación de ONEA México para verificar y combatir la desinformación a través de noticias falsas.