Por Salvador Vega

Una breve retrospectiva antes de aterrizar en la actualidad.

“No hemos tenido hasta hoy ningún perfil de candidato no idóneo”, comentó Fernando González, presidente nacional del partido Redes Sociales Progresistas (RSP), con quien tuve el gusto de platicar el pasado 12 de febrero.

En aquel mes y ante el anuncio de los perfiles atípicos que RSP pensaba lanzar para la contienda del 6 de junio, consideré oportuno cuestionar al titular de dicho instituto político sobre los razonamientos y procesos internos detrás de esas decisiones.

Desde ese momento me pareció grave que luchadores enmascarados, celebridades y estrellas de televisión se consideran como las cartas fuertes de un partido de reciente creación, para ocupar espacios en la Cámara de Diputados o cargos medulares en las alcaldías de la Ciudad de México.

Mi interés, más allá de encontrar el “hilo negro” en la maniobra –que no lo hay, ya que se trata de un simple y llano aprovechamiento de la popularidad, replicado por cada uno de los partidos en la actualidad– obedeció al ánimo ciudadano de analizar los diversos escenarios.

“¿Qué pasa si un luchador enmascarado se convierte en alcalde?”, o más grave aún, “¿cómo nos blindamos ante las consecuencias de tener a más gente sin vocación política, preparación o experiencia en cargos de elección popular?”, fueron algunas de las dudas razonables que motivaron la entrevista con Fernando en aquel entonces.

Desde mi perspectiva, las preguntas más importantes fueron las siguientes:

¿Cuáles son los filtros que existen en su partido para garantizar que candidatos sin experiencia incurran en actos de corrupción, opacidad o discrecionalidad?

¿Estaría dispuesto a reconocer si la designación de un perfil fue erróneo en dado momento; en RSP existe el sentido de autocrítica que no tenemos en otros partidos políticos?

Las respuestas aquella tarde me dejaron conforme, por lo que decidí –a sabiendas de que habría un mejor espacio de prueba para esa narrativa al calor de la contienda– enlatarlas para más adelante.

Y pues el momento llegó. Ya que las consecuencias de posicionar a candidatos de chiste se volvieron más que evidentes durante la primera semana del mes en curso.

El 4 de abril, el aspirante de RSP a la diputación por el distrito 14 de Tlalpan, Alfredo Adame, ocupó el escaparate de la vergüenza mediática gracias a la filtración de un audio en el que se revelaron los tejesmanejes de sus negocios, así como su apreciación del papel real de su partido.

En dicha filtración, el afamado Adame lanzó la frase “de 40 millones, nos chingamos 25”, afirmación que se interpretó en primer lugar como la sustracción de recursos de campaña, pero que el propio personaje aclaró al día siguiente que no se trataba de dinero, sino de la comercialización en 2020 de “un lote de 40 millones” de cubrebocas 3M 1680, que arrojaría una comisión para las personas involucradas en dicha operación.

Durante dos días, Alfredo Adame se dedicó a acusar de “montaje” y de “guerra sucia” la revelación en múltiples espacios noticiosos. Con una declaración realizada en el noticiario de Carmen Aristegui, misma que de paso dejó ver la vocación real del aspirante.

“Yo no me voy a bajar de la candidatura. Si los ciudadanos deciden no votar por mí, a mí no me pasa nada. Yo me regreso a mi casa a comer tres veces al día, a irme los fines de semana en mi moto a diferentes lugares a divertirme; a pasármela bien y andar en fiestas en vez de andarme enlodando los zapatos, caminando como loco, tratando de ayudar a la gente de esta alcaldía”, dijo.

Ese mismo 6 de abril, Fernando González defendió a su candidato desde Twitter con la siguiente declaración:

“Es evidente que se trata de un montaje burdo. De un video editado producto de la preocupación de algunos grupos por el crecimiento de RSP”.

Sin embargo, un par de horas después fue la propia empresa 3M México SA de CV la que aclaró a través de un comunicado que la venta de sus cubrebocas jamás se realiza a través de particulares, sino gracias a una red de Distribuidores Autorizados que es pública a través de su página web. Por lo que cualquier acción distinta es o bien un fraude o una práctica ilegal.

En los hechos: un audio y una coartada que resultó de inmediato en un tiro por la culata para el aspirante al distrito 14 de Tlatlpan.

Fue gracias a esta serie de acontecimientos penosos que decidí volver a revisar mis respuestas enlatadas del 12 de febrero, las cuales presento a continuación:

“Vamos a requerir muchos instrumentos y una enorme comunicación entre nuestros propios órganos para que los perfiles de las personas que estamos proponiendo sean adecuadamente revisados y la idoneidad de los candidatos se refleje cada día de mejor manera.

“Se nos va a colar en algún lado algún perfil no idóneo. Pero nos daremos cuenta porque los medios de comunicación o los analistas hacen mucho trabajo también en este campo y el periodismo de investigación en México es muy avanzado”, afirmó el titular de RSP.

Y sobre la segunda pregunta, relacionada con estar dispuestos a reconocer públicamente cuando existan errores en la selección de candidatos o perfiles, Fernando respondió:

“Totalmente. De presentarse perfiles no idóneos y que la gente, la opinión pública y la opinión publicada expresen como no idóneos, nosotros hacemos el compromiso de revisar de inmediato ese perfil. Y ante la duda manifiesta expresada en muchos lados, es preferible mantener a ese candidato al margen”.

Por lo anterior, me permito desde este espacio formular nuevos cuestionamientos.

Fernando González, presidente nacional de RSP: si los órganos internos de su partido fallaron en la selección de un perfil ampliamente popular y conocido como Alfredo Adame, ¿qué nos esperamos de los cuadros desconocidos?

Si usted mismo defiende y no recula sobre la evidencia de una coartada que admite la comisión de un delito de fraude, ¿estará traicionando su palabra y propios compromisos?

Y por último: si no es de usted, ¿de quién es el trabajo de brindar seguridad, seriedad y transparencia del actuar de los representantes de su partido rumbo a los comicios del 6 de junio?

RSP debe dar una explicación amplia sobre el caso del candidato Adame y dejar de promover la falta de seriedad en los procesos democráticos.

Basta de afirmaciones, ataques, calumnias y campañas negras sin sustento.