Por Nayeli Meza Orozco

Sí hay mujeres en energía. La voz de ellas en el sector energético es fundamental, a pesar de que las mesas de foros y paneles con temáticas relacionadas a la industria de hidrocarburos, eléctrico, gas y renovables en México fueron dominadas por hombres durante muchos años.

Los retos a los que se enfrentan comienzan desde su preparación académica. De los más de 60 mil profesionistas a nivel nacional que estudian alguna carrera vinculada con las áreas de electricidad y generación de energía solo 6 por ciento son mujeres, mientras que la gran mayoría (94 por ciento) son hombres, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y el Colegio de Ingenieros Petroleros de México (CIPM).

En el ámbito laboral, la situación es similar, debido a que por donde se le vea la industria energética está masculinizada. Basta con voltear a ver las sillas de los puestos más altos en las empresas donde el 8 por ciento son ocupados por mujeres.

La Hoja de Ruta de Género para la Transición Energética elaborada por la Red Mujeres en Energía Renovable y Eficiencia Energética (Redmeree) revela que 38 por ciento de las profesionistas no siente que tiene las mismas oportunidades laborales que sus compañeros y 51 por ciento realiza actividades administrativas que no están relacionadas con sus estudios.

Pero el dato que más sorprende (e indigna) es que el 14 por ciento asegura que le negaron un empleo en la industria energética por ser mujer.

El Gobierno federal tampoco se salva de esta situación. Muestra de ello es que la Secretaría de Energía (Sener) ha sido comandada únicamente en dos ocasiones por mujeres.

De 2006 a 2011, la economista Georgina Kessel Martínez estuvo a cargo del sector a nivel nacional gracias al nombramiento del expresidente Felipe Calderón, pero con su salida para dirigir Banobras no se continúo con su legado, por el contrario, dos hombres la sustituyeron en el cargo.

En la actualidad, Rocío Nahle García es la encargada de tomar las decisiones en materia energética en el país, aunque la labor de la ingeniera petroquímica es cuestionada por las decisiones que ha tomado a favor de los hidrocarburos, en lugar de remar hacia la ola de las energías renovables, cuyas inversiones en los próximos años podrían superar los 29 mil millones de dólares y generar más de 200 mil empleos directos e indirectos, según estimaciones de la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex).

Lamentablemente esta situación no es exclusiva de la academia, las empresas o el propio gobierno, en la prensa también se sigue perpetuando la presencia de las voces masculinas.

De 10 notas que se publican en los principales medios de comunicación a nivel nacional, en ocho se citan solo a hombres, aun cuando sean escritas por mujeres.

Abrir nuevos caminos

Con el objetivo de visibilizar a las mujeres y posicionar la agenda de género en el sector energético, varias profesionistas crearon redes de apoyo que ayudaron a abrir camino a quienes buscan hacerse de un lugar en esta industria tan competitiva y dominada por ellos. 

Voz Experta es una iniciativa sin fines de lucro con la misión de visibilizar a las mujeres especialistas en sectores estratégicos con predominancia masculina. Un plus es que intervienen y evidencian paneles conformados en su totalidad por hombres.

Otro proyecto de gran valor es Redmeree, que surgió en 2014 como la primera asociación en su tipo del sector energético en México. A la fecha, la red cuenta con el apoyo de la Cooperación Alemana para el Desarrollo en México (GIZ, por sus siglas en alemán).

También existe Mujeres en Energía Renovable México (MERM), cuyo propósito es empoderar a las profesionistas, así como concientizar a empresas, gobiernos y sociedad sobre la importancia del liderazgo inclusivo, la igualdad de género y el emprendimiento.

Las mujeres siempre han estado presentes en la industria y hoy, más que nunca, vienen a recuperar los puestos que les pertenecen al interior de las empresas y paneles.

Y algo es innegable: la transición energética en México y el mundo estará comandada por ellas.

Ellas son algunas de las mujeres especializadas que ocupan diferentes cargos dentro del sector energético: