EL PRESIDENTE DE ONEA FUE VÍCTIMA DE ACTOS DE INTIMIDACIÓN POR AUTORIDADES DE SEGURIDAD PÚBLICA EN SAN MIGUEL DE ALLENDE, GTO. EXIGIMOS A LAS AUTORIDADES ESTATALES ACTUAR DENTRO DEL MARCO DE LA LEY | ONEA

14 de noviembre de 2020. El día de ayer por la tarde, el Presidente de ONEA Carlos Gidi Blanchet fue arbitrariamente interceptado por elementos de la Policía Municipal de San Miguel de Allende, quienes de manera por demás prepotente y beligerante le exigieron que portara un cubrebocas para desplazarse por las calles del Centro Histórico de la ciudad. Al solicitar el fundamento legal de dicho requerimiento, Carlos Gidi fue víctima de intimidación por parte de los agentes de policía, amenazándolo con implementar la fuerza pública e incluso privarlo de su libertad en caso de no acatar sus instrucciones.

La arbitrariedad de las acciones desplegadas por estos servidores públicos resulta evidente; pues, en relación con los actos de molestia, nuestra Constitución es clara: nadie puede ser molestado en su persona sino en virtud de mandamiento escrito que funde y motive la causa legal del procedimiento. De tal suerte, las autoridades guanajuatenses tenían la obligación de exponer, de manera clara y objetiva, los preceptos jurídicos que justificaran su actuar. Sin embargo, se limitaron a reclamar de forma despótica y abusiva la portación del cubrebocas, coartando la libertad de tránsito del empresario veracruzano.

Especialmente, la ONEA observa con particular preocupación la amenaza realizada por los agentes de seguridad en relación con privar a Carlos Gidi de su libertad. Ello, representaría una profunda vulneración a sus derechos humanos y una omisión por parte de los servidores públicos en implementar las medidas sanitarias de prevención contra el COVID-19 de conformidad con los lineamientos establecidos por las autoridades federales e internacionales en la materia.

En efecto, tanto la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Salud, las Comisiones Estatales de Derechos Humanos de Jalisco y Oaxaca y el Juzgado 11º de Distrito de este último han rechazado enérgicamente las detenciones arbitrarias y la utilización de la fuerza pública para hacer cumplir las medidas preventivas de la pandemia, entre ellas, la utilización obligatoria del cubrebocas. Específicamente y, en concordancia con lo informado por la OMS, el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud Hugo López-Gatell ha subrayado en diversas ocasiones que esta medida es meramente auxiliar; por lo que, hacerla coercible a través de sanciones administrativas o, peor aún, con el uso de la fuerza, trastorna la organización de una respuesta colectiva que necesariamente debe ser solidaria frente a la crisis sanitaria.

En ese sentido, se reitera que, de conformidad con el derecho nacional e internacional de los derechos humanos, las medidas restrictivas deben cumplir con requisitos de legalidad, necesidad, temporalidad y proporcionalidad, con la intención de evitar que, en un contexto de emergencia sanitaria, como el actual, las autoridades actúen de manera despótica o discrecional.

De esta manera, la ONEA condena categóricamente la implementación tiránica e ilegal de medidas restrictivas por parte de las autoridades del Estado de Guanajuato, quienes, a pesar de no contar con un mandato presidencial o del Consejo de Salubridad General, aplican políticas en perjuicio del derecho al libre tránsito de los ciudadanos, en franca oposición a sus obligaciones de respeto y garantía de los derechos humanos.

Por lo expuesto, la ONEA exhorta a las autoridades del Estado de Guanajuato y, particularmente, al Ayuntamiento de San Miguel de Allende a adecuar sus políticas sanitarias al marco de regularidad constitucional y a las recomendaciones realizadas por las instituciones nacionales e internacionales en materia de salud. De igual forma, le invita a abstenerse de hacer uso de la fuerza pública y/o implementar sanciones administrativas desproporcionales, con la finalidad de no vulnerar los derechos humanos de la ciudadanía en la ejecución de sus medidas preventivas para hacer frente a la pandemia. Finalmente, esta Organización hace responsable a las autoridades mencionadas de cualquier daño o lesión que pudiera sufrir su Presidente, Carlos Gidi Blanchet.