Comercio ambulante en Puebla y la ingobernabilidad que amenaza a Claudia Rivera - ONEA

ONEA México/Jesús Olmos. 01 de julio de 2019.

Contexto político, económico y social azota a la administración de Claudia Rivera Vivanco

Nobel, audaz y sin un pasado turbio a la vista, fue como ascendió al poder la actual alcaldesa de la capital poblana, Claudia Rivera Vivanco.

Con una votación de 343 mil 155 votos, el primero de julio de 2018, Rivera Vivanco se convirtió en la alcaldesa más votada en la historia de Puebla. Esa misma noche, llegó a las oficinas de la Fiscalía General del Estado por un grupo de jóvenes brigadistas de su campaña, para atestiguar su liberación y ahí dijo a este reportero que ‘en su mandato no se iba a perseguir a nadie’.

Tras casi 8 meses al frente de la administración local, la edil emanada de las fuerzas básicas de Morena, enfrenta distintas encrucijadas que la han colocado en el blanco, incluso, de la revocación de mandato. Una de las preocupaciones que más causan escozor en la ciudadanía, es el comercio ambulante, que poco a poco se ha ido adueñando de distintas zonas del centro de la ciudad.

El ambulantaje

Y no es poca cosa, Claudia Rivera se enfrenta a una herencia maldita que estima más de 11 mil permisos otorgados a ambulantes tan solo en el primer año y medio de la gestión de Luis Banck Serrato, su antecesor panista. La cifra negra, de la que no existe registro formal, hablaría de por lo menos, el cuádruple de presencia de informales durante todo su mandato.

El corredor 5 de mayo, que emerge desde una esquina del Zócalo de Puebla capital, engloba el cruce con las calles 4, 6, 8, 10 y 12 Poniente-Oriente que se extiende hasta la 18 Oriente y su cruce con la 9 Norte, se convirtió desde octubre pasado en un campo minado, donde el comercio formal, quienes pagan impuestos, han sido los más golpeados.

En su campaña, la edil emanada del Movimiento de Regeneración Nacional ofreció regular a quienes se dedican al comercio informal, y para esta fecha, el Centro Histórico se ha convertido en tierra de nadie. Un espacio donde no es fácil transitar y en donde predominan la oferta y la demanda, antes del imperio de la ley.

 

René Sánchez Galindo, encargado de Gobernación Municipal, hizo el compromiso en conferencia de prensa del pasado 11 de junio, de que habría una disminución de entre el 30 y 50 por ciento, en un par de meses, de la presencia de ambulantes en las calles del Centro Histórico, que actualmente registra hasta mil 200 informales diarios.

De acuerdo a diversas solicitudes de información, tan solo en el mes de marzo, la administración municipal ofreció cerca de 900 permisos a comerciantes ambulantes.

Rivera ha reiterado en distintas ocasiones que recuperaría el Centro Histórico, pero con organización y diálogo, por ello en un recorrido el pasado 19 de julio convidó a los comerciantes a ceñirse a los acuerdos y reglas, además se manifestó opositora del uso de la fuerza en su contra.

Sin embargo, pese a más de 15 intervenciones que han realizado las autoridades en el perímetro de calles que integran la zona comercial del Centro Histórico, el ambulantaje ha vuelto y cada vez con más insistencia, presencia y con menor propensión al diálogo.

 

Los recorridos y los acuerdos

Enrique Guevara Montiel, regidor de Acción Nacional, ha señalado que la alcaldesa de la capital poblana estaría ‘cumpliendo compromisos’ adquiridos en campaña con los líderes de los vendedores ambulantes.

 

El pasado 10 de marzo, mujeres activistas fueron atacadas a golpes e insultadas por vendedores informales en la 10 poniente entre 5 de Mayo y 3 norte, lo que originó una nueva fricción en el Ayuntamiento.

El Ayuntamiento en medio de la disputa por el poder

Claudia Rivera ha sido blanco de ataques de todo tipo, desde los fundamentados en cifras o señalamientos puntuales, como el caso del ambulantaje, hasta los que vienen orquestados desde latitudes opositoras en la opinión pública.

La edil morenista, quien fue la única de su partido en asistir a la toma de protesta de la gobernadora fallecida Martha Erika Alonso, ha recibido metralla desde el propio Ayuntamiento, por parte de miembros del nuevo grupo político dominante en Puebla que se cobijó en la 4T de Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo a Rafael Herrera Vélez, presidente de la Cámara Nacional del Comercio (Canaco) en Puebla, el daño que estaría generando la permisividad del ambulantaje, se traduce en cifras millonarias, aseguran que cada mil ambulantes daña a 10 mil comercios de la zona.

Uno de los más férreos opositores a Claudia Rivera tiene como nombre Oswaldo Jiménez López, es sobrino del exgobernador y alcalde trunco de Puebla, Tony Gali Fayad, quien no terminó su administración para buscar la gubernatura y quién dejó el gobierno en manos de Luis Banck.

Jiménez López, el 10 de julio pasado, solicitó al Congreso del Estado de Puebla por segunda ocasión, iniciar el procedimiento de Revocación de Mandato, argumentando la ingobernabilidad del municipio como una de las aristas que exponen la ‘incapacidad’ del gobierno que encabeza Rivera Vivanco.

La ingobernabilidad

No es solo el comercio informal lo que evidencia la ingobernabilidad que se puede percibir en el Centro Histórico de la capital, los indicadores van más allá.

Desde el 15 de octubre pasado, fecha en la que tomó el cargo la edil emanada de Morena, al menos tres balaceras en distintos puntos del Centro Histórico con un saldo de cuatro heridos.

El tránsito por las vialidades que convergen al corredor 5 de mayo, suman al descontento de quienes transitan por esta zona comercial capitalina.

No es solo eso, también esto ha generado que otros delitos como el robo a transeúnte, prostitución o hasta narcomenudeo, tengan como centro de operaciones las calles del centro, en donde comercios, hoteles, museos y restaurantes, sufren las penurias de un gobierno al que le falta dar el ancho para gobernar.

Las capitales de Morena

Después de Xalapa, Veracruz; Puebla, Puebla y otras siete capitales se convirtieron en bastiones del Movimiento de Regeneración Nacional, la fuerza dominante desde el pasado 1 de julio, que tiene el poder en el Ejecutivo, ambas cámaras, más de 6 estados y cientos de municipios.

En el último proceso electoral, Puebla demostró ya no ser un bastión para Morena, ya que Luis Miguel Barbosa a la par de sus aliados obtuvieron en los distritos 11 y 12, la cantidad de 82,313 votos, por más de 121,271 de parte de Enrique Cárdenas quien fue respaldado por los partidos PAN, PRD y MC.

 

Síguenos y comparte:
Follow by Email
Facebook
Facebook