Elección de Barbosa termina con jornada de caos en Puebla - ONEA

ONEA México/Jesús Olmos. 14 de junio de 2019. Seis personas ocuparon el ejecutivo en los últimos 4 años, grupos emergieron y perecieron; tragedia, autoritarismo y una sociedad cansada

En los últimos cuatro años, Puebla ha dedicado esfuerzo, lágrimas, sudor y hasta sangre, al desarrollo de su vida política, entre campañas de odio, persecución, elecciones polémicas y el encumbramiento y la caída de varios grupos de poder.

La entidad poblana ha vivido tres elecciones de gobernador en los últimos cuatro años, en medio de un clima de alta tensión, en este mismo lapso de tiempo, habrá tenido a seis personas al frente del Ejecutivo del Estado, desde Rafael Moreno Valle Rosas, José Antonio Gali Fayad, Martha Erika Alonso Hidalgo, Jesús Rodríguez Almeyda, Guillermo Pacheco Pulido y Luis Miguel Barbosa quien fungirá como gobernador en el mes de agosto.

El jueves 30 de mayo del 2019, podría haber representado para los políticos poblanos, los ciudadanos y los medios de comunicación, un cierre a una de las épocas más convulsas de la historia política de Puebla, lejos de la crisis por la detención de Lydia Cacho y la trama del exgobernador Mario Marín Torres.

El académico de la Universidad Iberoamericana, campus Puebla, Manuel Calderón, desmenuzó para ONEA el resultado electoral del pasado 2 de junio y encontró que el abstencionismo que roza el 65% y podría tener su causa en el cansancio de los ciudadanos ‘por año y medio seguido en la competencia política, por los escándalos electorales acumulados y el desgaste de la clase política’.

 

El morenovallismo

Fue en la recta final del sexenio de Rafael Moreno Valle , caracterizado por el autoritarismo y la persecución política, que se comenzó a gestar lo que sería esta época gris, llena de escándalos políticos con el toque polarizante que ha aprovechado el talante de la sociedad poblana.

En 2016, tuvo parte la primera de las tres elecciones que se han vivido en Puebla en los últimos cuatro años. El domingo 5 de junio de 2016, los poblanos eligieron entre Tony Gali Fayad, Blanca Alcalá, Abraham Quiroz y algunos más, al gobernador del Estado.

Gali Fayad con una alianza de partidos que encabezaron el PAN y PRD, resultó electo por el voto de 805 899 poblanos, lo que representa el 45.3 % de los votantes. Su más cercana perseguidora Alcalá Ruiz, de la alianza del PRI con el Verde y el PES, tuvo 596 865 votos y apenas llegó al 33.5 % de la votación.

En aquella campaña, el uso de los helicópteros fue uno de los mayores escándalos que golpearon a la priista, además de la presentación de Mario Marín al principio de su campaña, lo que revivió el escándalo vivido apenas seis años antes. Morena, como partido emergente poco figuraba en el debate público; sin embargo, su presencia no fue menor.

El periodo de Gali Fayad, fue modificado constitucionalmente para que asumiera la gubernatura por tan solo dos años, y en 2018, se volvió a tener un proceso electoral en el que se renovaba la máxima posición política poblana.

La polémica elección 2018

Martha Erika Alonso, Miguel Barbosa y Enrique Doger, se perfilaron por las alianzas que se dieron en la entidad. El PAN-PRD-MC y otros partidos pequeños postularon a la cónyuge del exgobernador Moreno Valle, Barbosa se convirtió en abanderado del embalado Morena, acompañado por el PES y el Partido del Trabajo, y el PRI llevó a Doger respaldado por una coalición que hizo con el Verde.

En esta campaña, la figura de Martha Erika Alonso fue criticada como un intento de Maximato en la entidad bajo el amparo de su esposo quien se convertiría a la postre en el coordinador de Senadores panistas. En ella se exhibieron escándalos por los bienes del opositor morenista y cuestiones personales como su salud o su cédula profesional, que a la postre culminarían con una elección cerrada que fue a tribunales.

Alonso de Moreno Valle alcanzó 1 153 079 con lo que consignó el 38.14 % del padrón, por 1 031 043 de Barbosa Huerta con 34.10 % y más de 500 000 que le significaron el 18.3% a Doger Guerrero.

La jornada electoral fue por mucho la más violenta en la historia de Puebla, con al menos una cifra oficial de al menos 6 muertos -aunque se habla de 8 más-, robo masivo de urnas e intimidación a votantes por parte de grupos armados.

El Movimiento Regeneración Nacional presentó un recurso de inconformidad con los resultados debido a las numerosas, irregularidades, y solicitó la anulación de la elección.

Dicho expediente se tramitó en la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, quien finalmente falló a favor de la candidata Martha Erika Alonso al considerar que dichas irregularidades no afectaron el cómputo final de la elección.

El deceso político y la caída del grupo político

Los primeros minutos del 14 de diciembre, Martha Erika Alonso Hidalgo tomó protesta como gobernadora de Puebla ante el pleno del Tribunal Superior de Justicia del Estado en una sesión considerada a oscuras.

Para el 24 de diciembre, la aeronave Agusta A109S despegó de un helipuerto de un edificio en el Triángulo de las Ánimas con dirección al helipuerto denominado Capital o Radio Capital, en la alcaldía de Miguel Hidalgo, en la Ciudad de México. El helicóptero aterrizó en el domicilio del empresario José Chedraui y volvió a despegar del mismo con rumbo a la capital mexicana con la gobernadora y su esposo.

Sobre las 14:44 horas, la comunicación se da por perdida entre la aeronave y la Torre de Control, y a la hora y media el presidente Andrés Manuel López Obrador confirma la caída en la que fallecieron la gobernadora y su esposo.

Con ello, el grupo político que dominó Puebla durante los últimos 10 años se agotó.

Durante más de 4 semanas quien fue encargado como Secretario de Gobernación, Jesús Rodríguez Almeida, fue el encargado de despacho del ejecutivo del Estado.

Para el 21 de enero, con 40 votos a favor y 1 abstención se nombró a Guillermo Pacheco Pulido como gobernador interino del estado de Puebla en la sesión del pleno del Congreso del Estado a las 16:06 de este día.

Pacheco Pulido se comprometió a encaminar toda su responsabilidad, para que Puebla tenga seguridad, paz social y progreso, quien convocó a elecciones extraordinarias.

Elecciones extraordinarias

El Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó el miércoles 6 de febrero, por unanimidad, atraer la totalidad de las elecciones extraordinarias en Puebla, que se convocaron para renovar la gubernatura y cargos en cinco municipios.

Un nuevo mapa político para el Estado se dibujó a partir de las determinaciones de lo ocurrido del año pasado y el resultado de lo ocurrido tras el 24 de diciembre.

Luis Miguel Barbosa salió postulado por Morena en medio de pugnas internas con Alejandro Armenta quien pretendió ser candidato a gobernador. Signaron una alianza nuevamente con el Partido del Trabajo y sumaron al Verde.

El PRI, con el divorcio de su militancia y una desbandada de liderazgos lanzó a Alberto Jiménez Merino como candidato en solitario.

El PAN, tras el decaimiento del morenovallismo, lanzó a Enrique Cárdenas Sánchez como su candidato, un académico que buscó por la vía independiente hacerse de una candidatura, lo que ocasionó también la huida de sectores y grupos que se sintieron ofendidos.

Las elecciones se celebraron, el domingo el 2 de junio de 2019, luego de tres días de veda, con una baja participación, menos del 35% de los ciudadanos inscritos en la lista nominal.

El ganador Luis Miguel Barbosa de Morena, obtuvo 682,245 lo que le representó un 44.67% de la totalidad de los votantes, Enrique Cárdenas Sánchez y sus 507,492 alcanzaron el 33.23% de la lista nominal por 281,874 votos de Alberto Jiménez Merino quien alcanzó un porcentaje de 18.45% de los electores.

Las lecturas del resultado

Para Miguel Calderón especialista de la Universidad Iberoamericana de Puebla, en el contexto del resultado aseguró que la ausencia de impugnaciones abonará a la estabilidad perdida por el anterior proceso, en el que incluso el árbitro fue evidenciado por su poco objetiva participación.

La noche del triunfo el propio Barbosa Huerta fue enfático: ‘Hay que buscar a quienes no acudieron a votar porque expresan una desconfianza del ejercicio del poder’.

 

Gobernador y sus tiempos

El candidato ganador asumirá la gubernatura el 1 de agosto de 2019, manteniéndose en el cargo 5 años y 4 meses, tras una noche larga y oscura para la entidad poblana.

 

 

Síguenos y comparte:
Follow by Email
Facebook
Facebook