#Columna de Carlos Meza: Con la claridad aumenta el brío (Barbosa sigue y ya nadie lo para) - ONEA

Para todos los poblanos, por la reconciliación. 


Carlos Meza Viveros

“Se conocen infinitas clases de necios; la más deplorable es la de los parlanchines empeñados en demostrar que tienen talento” – Santiago Ramón y Cajal.

Desde el principio de su campaña, el discurso de Luis Miguel Barbosa Huerta ha sido uno y muy claro: lo que se busca es la reconciliación en todos los ámbitos y entre todos los grupos por el bien de Puebla y los poblanos, sin embargo, sus detractores no han cejado en sus intentos (fallidos) de deslegitimarlo, cuando todo el mundo sabe (y hoy queda constancia de ello) que desde la pasada elección el mejor perfil para encabezar un gobierno de primera era y sigue siendo Barbosa.

El fin de semana pasado se dio a conocer –al fin– el veredicto del tribunal que asumió la queja interpuesta por el siempre inconforme y camorrero Alejandro Armenta, quien hasta el último momento dio muestras de la más absurda beligerancia cuando en realidad, y como dice el clásico, ya todo está consumado.

Ni los ataques arteros, ni las delirantes y maquiavélicas conspiraciones que se dieron en torno a la figura de nuestro candidato rindieron frutos. Y es que, ya se sabe, que la mano que realmente mecía la cuna de esta intentona para descarrilar a Barbosa no era la mano de Armenta, ni de su abogado, ni de personajes que ni vale la pena prestarles espacio, sino que el problema provenía de un escalafón más alto: la ambición de Ricardo Monreal para hacerse del liderazgo de MORENA para desde ahí barbechar el camino hacia la presidencia.

El senador que utiliza a Armenta y compañía como alfiles puede (si quiere), aspirar a lo que mejor le venga en gana, pero lo que no es válido es intentar desestabilizar más la vida de nuestro bello Estado.

Cuando se dio a conocer la noticia de que el tribunal pidió a MORENA fundara y motivara  el registro de Barbosa como candidato, reinó por un momento la confusión por un motivo: mucha gente ignora los procedimientos y da una falsa traducción a los hechos, ya que en ningún momento se habló de revocar el nombramiento de nuestro candidato Luis Miguel Barbosa, sin embargo, las huestes de los infames de siempre trataron (sin éxito) de desvirtuar la información y tergiversar conceptos que nada tienen que ver con lo que, en suma, estos personajes anhelaban: que Barbosa fuera removido de su candidatura.

Afortunadamente MORENA contaba con los elementos suficientes para fundar y motivar el registro de nuestro candidato, que por cierto, no abandonó ni un solo día la campaña (como esperaban los legos y los filibusteros que pretendían aprovechar la viralización de noticias falsas para crear una percepción equívoca).

Ahora, y en medio de una claridad que deslumbra y cataliza la energía, es tiempo de trabajar duro en la campaña y dejar a un lado los malentendidos. Los chirridos estridentes de quienes creyeron poder despeñar una candidatura transparente y fuerte, se escucharán sólo en el espacio de sus propias mazmorras.

Es hora de avanzar y sumar. De dar abrazos y no balazos. De construir con base en la experiencia de un líder que merece estar ahí por sus propios méritos.

Los demás tienen, créanme, asuntos mucho más delicados por los que preocuparse, ya que la orden de aprehensión girada sobre la figura de Mario Marín quitará el sueño de aquellos quienes se sentían protegidos por su brazo y su estructura.

Lo digo sin acritud, ¡pero lo digo!

mezavcm.abogados@gmail.com

 

Síguenos y comparte:
Follow by Email
Facebook
Facebook