Crisis de justicia en Veracruz - ONEA

ONEA México. 10 de enero de 2019. Veracruz, un estado completo, biodiverso, turístico, con mucho petróleo y con los puertos más importantes del país, pasó de ser uno de los más fuertes de México a uno de los más inseguros y pobres. Entre 2014 y 2016, el Coneval ubicó a la entidad como la cuarta más pobre y, además, como la que más creció su pobreza.

La ubicación de sus puertos es un arma de doble filo, por una parte, lo coloca como uno de los estados más importantes por sus rutas comerciales, pero por otro, lo hacen el blanco de disputas de grupos de delincuencia organizada que han dejado a su paso fosas clandestinas, miles de desaparecidos y una alarmante cifra de homicidios.

Con la llegada de Fidel Herrera Beltrán al poder en 2004 y sus supuestos vínculos con el crimen organizado, se desató una ola de violencia en la entidad nunca antes vista, y con el tiempo, los asesinatos, las balaceras, los secuestros y los muertos a la vista de todos, pasaron a ser algo cotidiano para los veracruzanos.

Luego llegaría una época aún más oscura con el arribo de Javier Duarte de Ochoa y su círculo de confianza quienes, además de crecer la severa crisis de seguridad en el estado, se dedicaron a saquearlo con total desfachatez.

Tras el paso del huracán Duarte, Veracruz estaba hundido en deudas, violencia e inseguridad, así que el cambio y las mejoras que prometía la alternancia de Miguel Ángel Yunes Linares, fueron suficientes para que el PAN comenzara su corto reinado de dos años, sin embargo, la situación de la entidad no mejoró, y sus promesas se convirtieron en una gran estafa.

Pese a los compromisos que había hecho en campaña, Yunes sólo agravó las condiciones del estado: la violencia no disminuyó, se acumularon los casos de corrupción y a esto se sumó una crisis presupuestal.

En Veracruz prevalece el caos en el sistema de justicia y en los derechos humanos, y la falta de capacitación de las policías, más la llegada del fiscal general de Veracruz, Jorge Winckler Ortiz, puesto a modo por Yunes Linares, han debilitado aún más el Estado de Derecho y las instituciones encargadas de procurar justicia.

El politólogo Alberto J. Olvera Rivera aseguró que, en los sexenios pasados, Veracruz le abrió las puertas al crimen organizado y durante la administración de Yunes Linares destacó que “no ha frenado la inseguridad pública, ni el crimen organizado, no ha construido infraestructura, persiste el desempleo, y lo peor es que los gobiernos municipales no han licitado obras públicas”.

Ante toda esta problemática, pocos días después de tomar posesión como gobernador constitucional del Estado de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez hizo pública la Declaratoria de Programa Emergente por Crisis de Violaciones de Derechos Humanos en Materia de Desaparición de Personas.

“Hacemos un llamado a organismos de los sistemas internacional e interamericano de derechos humanos, a las organizaciones de la sociedad civil nacionales e internacionales, a las agencias de cooperación internacional, a las fundaciones e instituciones de asistencia pública, a apoyar en la implementación de esta declaratoria y su Plan de Acción, a través de cooperación, financiamiento y asistencia”.

Cuitláhuac García criticó la falta de voluntad de quienes ocuparon el Poder Ejecutivo, pues nunca se atendió la emergencia declarada ante el aumento de las desapariciones, y aseguró que entre 2006 y 2018, los gobiernos no cumplieron con su deber de procurar justicia, por lo que en la declaratoria establecida promete que habrá acceso a la justicia, a la verdad y se repararán los daños quienes han sido víctimas de diversos delitos.

Veracruz, la Puerta de México al Mundo y escenario de grandes momentos históricos, debe renovarse para convertirse, de nuevo, en uno de los Estados vitales para el país.

Síguenos y comparte:
Follow by Email
Facebook
Facebook