Duarte y Yunes, igualitos (Capítulo mil) - ONEA

ONEA / Juan José Llanes .- En noviembre de 2016, a días de rendir protesta como gobernador, Miguel Ángel Yunes se mostraba “preocupado” porque la administración saliente “sólo nos va a dejar deudas, no va a dejar absolutamente nada en caja, va a dejar deudas”. De ello, daba cuenta Milenio en su nota.

Ya como gobernador, en diciembre de 2016, “llamó a los diversos sectores que presentan atrasos en pagos o adeudos por parte del gobierno estatal a que sean pacientes”, según expuso “Excélsior”.

Casi dos años después, Miguel Ángel Yunes, revela que la “paciencia” que pedía a los “sectores” a los que el gobierno les adeuda, no rendirá fruto alguno porque se irá sin pagarle a nadie.

Y más aún: dispuesto a castigar a la sociedad veracruzana por no haber electo gobernador a su hijo, confirma que el pago de aguinaldos de la burocracia está en riesgo, según expone palabrasclaras.mx: “Yunes Linares reiteró que ejercerá todo el presupuesto que le corresponda hasta el próximo 30 de noviembre, por lo que su sucesor Cuitláhuac García Jiménez tendrá que buscar soluciones para hacer frente a los compromisos de pago de diciembre”. O sea que él, como Duarte, tampoco dejará centavo alguno “en caja”, sino “solo deudas”.

Con independencia de su vicio de incumplir lo que promete, y de que olvidó que el presupuesto anual aprobado para TODO EL 2018 contemplaba el pago de los aguinaldos en diciembre (aunque él ya no fuese gobernador), en su discurso subyace la afirmación de que el escenario que delinea (aguinaldos en riesgo), quizás no estaría sucediendo de haber sido electo mandatario su vástago. Por tanto, como dije, opera con la lógica del castigo, de la revancha, del sabotaje.

Entre julio y noviembre de 2016, reprochaba que el duartismo le dejaría un Estado quebrado (en “emergencia financiera”, decía), pero él -como Duarte- deja igual a la entidad, aunque -como Duarte- dice que lo entrega con “finanzas sanas”…y hasta en eso se parecen.

No es de sorprender, entonces, el discurso del gobernador, porque continúa tejiendo en torno de la soez mentira de que una cosa fue el gobierno de Duarte, y otra el de él. Y es que más allá de las penosas semejanzas entre uno y otro, Yunes ignoró siempre un principio rector de los gobiernos en las repúblicas: se trata de instituciones, no de hombres; no puede hablarse de las “deudas de Duarte” y las “deudas de Yunes”.

 

Se trata de las deudas de un perenne “Gobierno del Estado de Veracruz”.

 

Pero, como ya se vio, a Yunes el concepto “república” no le gusta mucho.

 

Síguenos y comparte:
Follow by Email
Facebook
Facebook