#Opinión: Veracruz, corrupción desmedida por Carlos Meza Viveros - ONEA
Para mi hermano Carlos Gidi Blanchet.

Con toda mi solidaridad.

 

El pasado 30 de noviembre, al comparecer ante diputados del Congreso del Estado de Veracruz, de manera falaz y sin pudor alguno, muy al zafio estilo de Miguel Ángel Yunes, en plena tribuna trascendió un bulo que lo pinta de cuerpo entero: se dolió mintiendo que ONEA (Organización Nacional Anticorrupción), le “exigió” a través de “sus dueños” el pago de trescientos millones de pesos.

Este politicastro no sabe que las mentiras tienen las patas cortas. Que para mentir y comer pescado hay que tener mucho cuidado. Que los asertos que se viertan públicamente, pueden ser contradichos a través de la réplica del afectado.

Los epítetos y dardos de este gobernador, mimetizado con Duarte y que mantiene a las y los veracruzanos en la zozobra y la desesperanza, presas de una corrupción rampante, víctimas del flagelo de la inseguridad, la impunidad y el olor a muerte provocado por el crimen organizado que hoy prohíja y no solo eso, del crecimiento desmedido en los delitos de secuestro, asalto a mano armada, lesiones, robos a casa habitación, asaltos en plena vía pública, levantones, sólo pretenden deslegitimar a una organización de la sociedad civil enfocada en denunciar a los malos gobiernos y combatir la corrupción, así como a su presidente, Carlos Gidi Blanchet, activista reconocido que no hace concesiones en tan importante misión social.

Quienes para su desgracia le dieron a Yunes un voto de confianza para convertirse en sucedáneo de uno de los peores y más corruptos gobernantes que ha tenido este país, hoy ven a su estado convertido en víctima de un politiquero de baja estofa, que vuela para superar a su antecesor y que es recordado por sus excesos como secretario de gobierno de Patricio Chirinos, invasor profesional de los lindes de sus estados vecinos. Viene a mi memoria aquel oprobioso acto ordenado por él para intentar apropiarse de vastas extensiones de tierra pertenecientes al municipio poblano de Zihuateutla, ofertando tierra para cultivo a campesinos veracruzanos y escaquearse de las responsabilidades de la gobernanza y de la atención con políticas públicas en espacios de nuestro vecino estado. Yunes Linares, otrora sedicente gobernador de facto en el sexenio de Patricio Chirinos, no sabía que se iba a topar con la firmeza y la determinación de Manuel Bartlett, entonces Gobernador de Puebla, que con la fuerza de la ley lo obligó a meter la cola entre las patas y recular en su amago de asestar un golpe invasor inédito en la historia del país.

El hijo putativo de Elba Esther Gordillo, recién liberada a cambio de apoyar como ella sabe al tecnócrata Meade, ante la falta de argumentos y ante lo incómodo que le resultan las críticas de los miembros de ONEA a su pobre y fallido gobierno, recurre a la descalificación y a la diatriba, de la misma manera camaleónica como se somete a las órdenes del centro para atacar a Andrés Manuel López Obrador, visible sucedáneo de esta pesadilla sexenal, para en seguida verlo convertido en porrista y jefe de campaña de su vástago, Omar Yunes Márquez, con quien pretende forjar una dinastía autocrática.

Mucho cuidado habrán de tener nuestros vecinos veracruzanos, para no reelegir por la vía de su retoño a este déspota que se niega a rendir cuentas del destino de los bienes incautados a Duarte, cuyo gobierno gatopardista lastima y ha privado de paz y tranquilidad a todos y cada uno de los rincones del hermoso mosaico veracruzano, otrora paraíso y lugar de encuentro de quienes lo visitábamos para disfrutar de una apacible caminata por cualquiera de sus calles, en todos los municipios que lo conforman, con sus atractivos naturales, gastronómicos, culturales y turísticos.

Con coraje, valentía y la verdad en la mano, Carlos Gidi Blanchet le respondió a Yunes de manera enfática que él es la antípoda de la honestidad y la transparencia, demostrando con hechos que su actitud oportunista tiene como objetivo descalificar a una organización dedicada precisamente a combatir a personeros del mal, hombres del cuchillón que hoy se han aliado con los intereses perversos de Duarte y su familia entera.

Yunes está en deuda con los veracruzanos. Les debe honestidad, transparencia, rumbo fijo, combate a la pobreza, rendición de cuentas y demostrar que no tiene intención de imponer por la fuerza a su hijo, a quien desde antes ha entronizado en la política sin que ninguno de ellos conozca su significado: el estadio más grande de la cultura, según Manuel Azaña, quien la describió como una herramienta para crear el milagro y la magia del servicio para todos.

A cambio, se ubica en plan de porro y se pica desbocándose como Carracuca llorica, en quejas, esputos y flechas envenenadas en contra de quienes le señalan lo que está a la vista de todos los mexicanos: un gobierno desesperanzador y malogrado, en manos de quien representa en este país el sinónimo de lo que no se debe hacer y Yunes lo sabe.

El clamor de los veracruzanos se escucha en todos los rincones de este país. Los agravios son inimaginables. La inseguridad sigue a la alza. La sangre y la muerte usurpan cada rincón de ese bello estado. Y todo con la connivencia y beneplácito de usted, Miguel Ángel Yunes. Por el bien de los veracruzanos despójese de su sérico mantón, no fomente el odio de los veracruzanos, dirija su mirada hacia los que menos tienen, ejerza con honradez su cargo, abandone sus recurrentes tardes palaciegas en compañía de sus sedicentes amigos, quienes tarde o temprano habrán de dejarlo sólo, mírese en el espejo de Duarte, no amedrente y no mande mensajes sicilianos, asuma su mandato como lo que es, un servidor de sus coterráneos, no de sus amigos o de sus familiares, olvídese de un gobierno de estirpe que se prolongue con sus descendientes, aprenda los conceptos de “moralidad y vergüenza” y responda con la cabeza fría.

Si alguna vez dediqué algunas palabras laudatorias a su persona, porque llegué a pensar que su lucha en contra de Duarte era legítima, hoy me retracto y me arrepiento, sin ser veracruzano. ¡Qué decepción de usted y de los corruptos que anidan en su gabinete para enriquecerse más de lo que lo han hecho, en agravio y perjuicio de nuestros vecinos hermanos! Se lo digo sin acritud, ¡pero se lo digo!

 

mezavcm.abogados@gmail.com

 

Síguenos y comaparte:
Follow by Email
Facebook
Facebook