Las criticas arreciaron posteriormente cuando Ruiz Esparza dijo que la familia Mena había sido indemnizada por el “mal rato que pasaron”. El Presidente sólo se ha limitado a decir que no hará “juicios anticipados” sobre la tragedia.

Los Gobierno de Morelos, Protección Civil estatal y de Chipitlán alertaron previamente sobre los desperfectos en la vía, pero fueron ignorados.

La obra en sí es un escándalo. El año pasado la Auditoria Superior de la Federación advirtió, en su revisión de la Cuenta Pública de 2015, irregularidades por alrededor de 300 millones de pesos en el Paso Exprés. Para esta obra existía la posibilidad de que la SCT recuperara 270.5 millones de pesos y debía aclarar en que usó otros 31.8 millones de pesos.

Además, el precio se duplicó al pasar de mil 045 millones de pesos a 2 mil 200 millones de pesos y se inauguró con cuatro meses de retraso.

“Si con auditorías se detecta que hubo en algún momento una falla, omisión o no hubo suficiente diligencia o eficiencia, se tendrá que actuar en consecuencia”, aseguró el Secretario de Comunicaciones y Transportes el mes pasado días cuando intentaba controlar el escándalo.