Opinión | Iván Carlos Gidi y Claudia Guerrero

Opinión | Iván Carlos Gidi y Claudia Guerrero

Opinión, Carlos Gidi e Iván Gidi ante Claudia Guerrero

Los Gidi y Claudia Guerrero
Miguel Ángel Gómez Ruiz

En los últimos días se generó una polémica entre ejecutivos de las empresas GB Plus e Intermercado con la periodista Claudia Guerrero, propietaria de un medio de comunicación y que ha publicado notas y columnas tratando de demeritar el trabajo de los hermanos Carlos Gidi e Iván Gidi.

Lo que dice

Por un lado ella señala en sus columnas que los hermanos son proveedores de gobierno y que además son agiotistas, prestando dinero con altos intereses que son impagables para quienes los adquieren. Sin embargo, si bien las empresas se registraron como proveedoras de gobierno del estado, jamás pretendieron vender un producto al estado, sino que se dedicaron a ofrecer préstamos a trabajadores.

Al adquirir el préstamo, el trabajador se beneficiaba con el recurso y además, el dinero que tendría que devolver a la empresa no estaría en sus manos al cobro de la quincena, sino que el importe sería descontado vía nómina y a la vez, el gobierno del estado repondría el dinero a la empresa que proveyó el préstamo.

Falta de información

Bajo argumentos como “me dijeron”, “tengo varias fuentes” y sin dar nombres –lo cual no es obligatorio- Claudia Guerrero se dedicó a denostar la imagen de los hermanos Gidi, tratándolos como agiotistas, drogadictos y hasta de amigos de narcotraficantes. Peor aún, no prueba ninguna de las tres cosas.

Inclusive, también acusa al abogado Juan José Llanes Gil del Ángel de ser pariente de César del Ángel –actualmente encarcelado- de representar a los hermanos Iván y Carlos Gidi  y de interponer una denuncia federal para ejercer el derecho de réplica que por cierto, jamás concedió. El hecho de que el abogado sea pariente del dirigente de los “400 Pueblos” es irrelevante y realmente lo es, pues jamás ha emitido comentario alguno, a favor o en contra de su familiar y por lo menos hasta hoy, jamás me enteré que se haya encuerado en la Plaza Lerdo o en algún otro lugar donde esa organización se manifestó.

La realidad de Carlos Gidi e Iván Gidi

El hecho de que las empresas de los hermanos Iván y Carlos Gidi presten dinero no violenta ninguna ley ya que sus propietarios no les colocan una pistola en la cabeza a los empleados. De hecho, los adeudos de gobierno del estado con la empresa fueron dados a conocer desde hace mucho tiempo, en distintas ruedas de prensa, pero no hubo ninguna transa entre estas empresas y los trabajadores. La realidad es que la administración Duartista también se robó ese dinero, que era el pago de los trabajadores a las empresas que les prestaron el dinero.

Porque algo es cierto, aunque el gobierno del estado advirtió a los trabajadores que se abstuvieran de solicitar dinero a financieras, la razón primordial es que a través de la licuadora mágica que implementaron varios ex secretarios de finanzas, se robaron el dinero que se les había retenido a los trabajadores. El citado descuento a los trabajadores jamás se canalizó a las empresas de los hermanos Iván y Carlos Gidi que sí reconocieron que tuvieron pérdidas, más no hubo engaño.

Es decir, jamás les robaron dinero a los trabajadores, ellos prestaron de buena fe el dinero, lo único malo es que el gobierno de Javier Duarte retuvo ilegalmente el dinero y éste desapareció.

Sobre Claudia Guerrero

La reportera Claudia Guerrero, si bien es reconocida por muchos de sus compañeros como una persona que trata de publicar la verdad, también ha incurrido en actos poco profesionales. Uno de ellos es descalificar o bien, colgarles delitos o defectos a las personas como fue el caso con los hermanos Gidi. No sé qué hayan hecho antes, ni es mi tema ni viene al caso si se robaron cigarros, se pelearon en la calle o son compadres de alguien, lo que sí es cierto es que no defraudaron al gobierno ni mucho menos a las personas que apoyaron con préstamos financieros. Los acusó de drogadictos y de estar vinculados con el narco, lo cual es grave. También es cierto, los puso en riesgo al hablar de adeudos multimillonarios justo en el momento en que Veracruz vive una crisis terrible de inseguridad.

En referencia al tema sobre los supuestos problemas de adicción de los hermanos, Claudia Guerrero se muestra como una persona insensible y falta de humanidad, pues referirse a ellos como drogadictos no sólo es discriminatorio sino monstruoso, pues la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) considera las adicciones como enfermedad y digo esto sin conceder que ellos lo hayan hecho, pero lo que se ve es que la comunicadora lo mismo puede despreciar a una persona que está enferma a causa de las drogas como pueden estarlo otras con hipertensión o diabetes, inclusive.

Hemos leído de Claudia descalificativos como “Madame Gina” o la oficina de In-comunicación Social. No, existe la Coordinación General de Comunicación Social, la otra no. Las fechorías que haya cometido o no Gina Domínguez son otro tema, pero jamás alguien que se diga periodista puede hablar sin bases, inventar personas que dan ciertas versiones o descalificar despectivamente a una persona. Bueno, al menos así me lo enseñaron mis maestros.

Conozco a Claudia Guerrero, me parece una buena persona pero como todos, porque todos tenemos defectos, ella tiene uno y grande, no le gusta que la contradigan ni mucho menos le gusta reconocer que no siempre tiene la razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *