Mutatis Mutandis | Sin Participación Social: Caros desgobiernos, de ineficientes y delincuentes.

Mutatis Mutandis | Sin Participación Social: Caros desgobiernos, de ineficientes y delincuentes.

 

Por Rafael Arias Hernández.

A 617 días, del final y su obligado balance total, será muy fácil saber, si se realizó el cambio prometido; o, si como es costumbre, se comprueba lo que ya se vive: que se cambió para seguir igual, al continuar con más de lo mismo o peor.

Inseguridad, pobreza, falta de crecimiento, crisis financiera gubernamental, desempleo, hambre y marginación se sostienen y crecen.

Ineludible y obligatoria evaluación gubernamental, que debe extenderse a todo y a todos los presuntos responsables y prófugos potenciales, intocables y reciclables.

De ahí que, a cada paso y en todo momento, para garantizar un buen gobierno; o cuando menos, para evitar que sea igual o peor, es urgente atender el fortalecimiento institucional y su capacidad de respuesta, para que el considerado remedio no se convierta en enfermedad.

Imprescindible evaluar todo el trabajo y decisiones que realicen o no, bien o mal, funcionarios y gobernantes a cargo.

Bien se sabe, porque se padece, tolera y sobrelleva, que en gobiernos de ineficientes y delincuentes sobresalen, encubrimiento y simulación, pasividad y complicidad, que incrementan corrupción e impunidad.

Insistir que se requiere, cuando menos, contar con transparencia y acceso a la información pública, actualizada y confiable.

No se puede apoyar lo que no se sabe, ni criticar lo que se ignora, o hablar de lo que se desconoce; pero si inconformarse, protestar y rechazar lo que se sufre, padece y soporta.

Desde luego que se deben definir los problemas; diseñar y poner en práctica, estrategias pertinentes y convenientes; y, sobre todo, fiscalizar, evaluar lo realizado, así como prever lo previsible, con una creciente y permanente participación ciudadana y social.

Comprobado esta, que gobiernos basados en autoritarismo y discrecionalidad, improvisación y ocurrencias personales, ocasionan innumerables daños y pérdidas, limitaciones y sacrificios sociales.

De ahí que vale la pena preguntarse, si en verdad, ¿se rescata a Veracruz, o se le hunde más? ¿Quiénes gobiernan, en todo caso y todo el tiempo, cumplen y hacen cumplir la ley? ¿Se atiende y hace lo necesario para sacar adelante al estado, de la crisis financiera que padece? ¿Y los miles de millones de pesos desaparecidos?

Esto y más, a días de terminarse el plazo del ilegalmente pospuesto presupuesto gubernamental; y de saberse, por fin, cómo queda definido el año fiscal 2017; y también, para pasar a la obligada rendición de cuentas y evaluación correspondiente. Misma que va y debe seguir fortaleciéndose, con la actualización y armonización del sistema nacional anticorrupción, que será ampliamente aplicable en unos meses, al presente gobierno de la alternancia.

URGE INFORMACIÓN ACTUALIZADA Y CONFIABLE.

Los autistas, escapistas y ocultistas en el gobierno, viven y siguen en el pasado, escondiendo realidades; usan y abusan de verdades a medias, distorsionan, simulan y engañan según convenga.

Historia de siempre. Viaje del ocultamiento a la manipulación, del sensacionalismo a la distracción.

En su perversa o enfermiza obsesión, no toman en cuenta o menosprecian los efectos mismos de las nuevas tecnologías de la comunicación actual.

Hoy en día, casi instantáneamente, dichos avances tecnológicos nos pueden convertir en reporteros o mensajeros de lo que sucede. Gracias al celular, la red y otras innovaciones, muchas cosas tardan más en hacerse, que en difundirse o saberse.

Es tal la falta de transparencia y acceso a la información pública, de gobiernos basados en opacidad y falta de evaluación como sistema, que no se enteran ni aprovechan, oportunidades y ventajas; incluso de singulares resistencias o recuperaciones, de mínimos logros o situaciones que pueden y deberían conocer.

Como ejemplo, un caso en Veracruz que vale la pena comentar…en la próxima.
*AcademicoIIESESUV@RafaelAriasH.Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasHdez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *