Fuera de Foco | CEAPP y sus cizañas “ejecutivas”

Fuera de Foco | CEAPP y sus cizañas “ejecutivas”

Por Silvia Núñez Hernández

CEAPP y sus cizañas “ejecutivas”

La diputada local abanderada del Partido Acción Nacional, Mariana Dunyaska García Rojas, presentó una iniciativa con proyecto de decreto para tutelar los derechos laborales de los comunicadores en Veracruz y así puedan tener acceso a prestaciones de ley como prima vacacional, aguinaldo, Infonavit y sobre todo, lograr que las empresas periodísticas, les otorguen un salario digno.

Interesante propuesta por parte de la legisladora, quien se encuentra más preocupada que la propia Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas (CEAPP) a quienes tienen un mes y días de haber tomado protesta al cargo y hasta el momento no han dado luz ni tampoco ha mantenido acercamiento con sus representados [los periodistas] para llegar a acuerdos sobre las prioridades del gremio en la entidad veracruzana.

También habría que analizarse el fundamento de la propuesta, luego de que se le está “otorgando” una atribución a la comisión, la cual tiene candados -sobre los candados- jurídicos y termina actuando en una literal simulación, pues actualmente sólo se dedica a emitir recomendaciones las cuales para un periodista que está verdaderamente en riesgo, son como balas de salva y no le protege en absolutamente nada en la forma de cómo está fundamentada. Son una verdadera vacilada para las instituciones y para los políticos que constantemente violentan la libertad de expresión de los periodistas. No se puede empezar por el final, cuando lo primero que se debe de hacer es reformar la normatividad que rige a la CEAPP y ponerle dientes a este ente chimuelo.

En entrevista a medios de comunicación el pasado 13 de enero del año en curso por parte del secretario ejecutivo de la CEAPP, Jorge Morales Vázquez, indicó que habían hecho un “esfuerzo” para llevar a cabo una reducción salarial del 42 por ciento, pero que los propios comisionados y presidenta, le solicitaron que este fuera sólo del 20 por ciento, que “dizque” querían “apoyar” con sus salarios a colegas que así lo requerían pues así, no representaría “un gasto” para el elefante blanco.

Extraña solicitud cuando el salario que todos y cada uno de ellos perciben, proviene del presupuesto destinado a la CEAPP por parte del Congreso local y por lo tanto, los “apoyos” que supuestamente hacen –que deberían de pasar un informe sobre a quienes les ayudan y bajo que fundamento, pues aunque sea “su salario” es dinero de los veracruzanos y salen directamente del elefante blanco también.

La rareza de la actuación del secretario ejecutivo de la CEAPP es que al solicitarle la Gaceta Oficial que sustenta a dicha “insititución”, en ella no se encuentra el desglose de salarios que cada uno tendrá y al solicitársela, este se negó a proporcionarla y expresó que esperara a que esta fuera publicada en el portal de transparencia. No precisó cuándo será ingresada esa información en dicho espacio.

En la Gaceta Oficial expedida –más no publicada- el 20 de enero del 2017 con número 030, normalmente se estipula los fundamentos y normas que rigen a dicha instancia; sorprendentemente en dicha actualización, no contiene más que la descripción de la CEAPP en donde se expresa que es un “órgano autónomo” y también especifica los días de asueto que disfrutarán sus integrantes y todo el personal administrativo.

La conceptualización que en el documento hace de la “institución”, representa una verdadera burla para el gremio, pues su descripción de la CEAPP se establece como un “organismo autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propio, con autonomía técnica y presupuestal, de gestión, con la  atribución de atender y proteger a los periodistas”. Término realmente inequívoco en su totalidad; cuando dicha instancia, es tan apegada al gobierno, que este es quien la mantiene y también, decide quienes serán sus integrantes.

En la Gaceta Oficial también se establece un calendario vacacional de sus integrantes. Estos podrán “gozar” de merecido días de asueto, pese a que su compromiso debería ser los 365 días del año. Pero no, los congresistas le avalaron sus vacaciones programadas que disfrutarán año con año.

Lo extraño será que cuando un colega resulte agredido o requiera de su intervención en los días que estos se encuentren de vacaciones, pues simplemente no será atendido.

Sus días de asueto quedan integrados de la siguiente manera:

–      El día 6 de febrero por la Conmemoración del Aniversario de la Promulgación de la Constitución Política de los   Estados Unidos Mexicanos

–      El día 27 de febrero su asueto por el Carnaval del Puerto de Veracruz,

–      El 20 de marzo por la Conmemoración al Natalicio de Don Benito Juárez,

–      El 14 de abril su sagrado asueto por Semana Santa,

–      En el mes de mayo su no asistencia por el día del Trabajo –Primero- como también a la del día 5.

–      Del 17 al 31 de julio, tendrán sus merecidas vacaciones de 15 días en Verano.

–      El 16 de septiembre por el Aniversario de la Independencia de México

–      El 21 de octubre el Día del Empleado Público –¿Son o no son empleados del gobierno?-.

–      El 2 de noviembre su merecido asueto del día de muertos y en el mismo mes, el día 20, por la Conmemoración del Aniversario de la Revolución Mexicana.

–      En diciembre, del 14 al 29, vacaciones de invierno 2017 y del 2 al 5 de enero prolongación de dichas vacaciones -24 días de merecido descanso-.

Todos unos burócratas, luego entonces nos preguntamos, en donde pende la “autonomía” de la CEAPP, si se sostiene o mantiene del gobierno del estado y se rigen exactamente igual a los estándares de un trabajador del gobierno.

Por otro lado, no se nota el interés parte del secretario ejecutivo de reformarla y aniquilar todos esos candados que hacen que dicha “dependencia” [por que realmente es lo que es] para que se convierta realmente en una ONG que trabaje en pro del gremio periodístico. Que sea verdaderamente un ente preocupado por defenderlo y no simular que lo hace. La iniciativa de la diputada local panista es improcedente. Porque existe la Secretaría del Trabajo la cual es la que debe de proteger los derechos de todos los trabajadores del sector público y privado del estado. A título muy personal considero, que hay que jerarquizar los temas en beneficio de la CEAPP para que deban ser tratados en tribuna, pues la comisión no es quien deba de atribuirse dicha responsabilidad. Podemos decir que se agradece la buena y sana intención de la legisladora, pero desafortunadamente como gremio tenemos necesidades más prioritarias que nuestro salario, que es la vida misma. Para qué querremos tener prestaciones de ley y un salario digno, si nuestra vida corre alarmante peligro.

Un consejo también a Jorge Morales Vázquez, quien siempre que es cuestionado sobre su responsabilidad y la falta de fluidez informativa con sus representados –los periodistas-, tiende a ponerse agresivo respondiendo de manera misógina como lo hizo con una servidora.

En el momento que le cuestioné sobre su opacidad y cómo respuesta le dije que no existía interés de parte de él y sus integrantes para informar y reformar la CEAPP y hasta le propuse que si necesitaba apoyo de parte de nosotros, era necesario que realizara foros para hacer mesas de trabajo en donde participemos para ponerle dientes al elefante blanco. Altanero –como es ya su costumbre- me respondió que si quería “foros” que los hiciera yo y también me retaba –de forma misógina- a que me dejaba una semana “su chamba” para ver si daba “el ancho” y para que dejara de criticarlo.

Primer punto, yo no manipulé, ni forcé a nadie ni las circunstancias, para lograr el “puesto”. Tampoco me puse de tapete con el gobernador del estado, Miguel Ángel Yunes Linares ni cabildeé con una legisladora para que de manera improcedente me eligieran para integrar al elefante blanco –yo hubiera preferido desaparecerla porque así no sirve para nada- y vivir del erario público [cómo lo hizo él y la mayoría de sus comisionados y su presidenta]. Si me hubiera “alquilado” y obtenido el jugoso salario que Namiko Matzumoto se asignó y que ahora mismo lo tendré y disfrutaré mes con mes, no me estuviera quejando por las críticas y los cuestionamientos y máxime si no he hecho ni notificado tampoco nada, sobre las actividades que estoy realizando.

Me parece que el señor Morales Vázquez se piensa “superior” a todos nosotros y se visualiza como el único con la capacidad para desempeñar cargos de tal envergadura. Bastante despótica su actitud, y le digo, si se alquila que “no chille” y se ponga a trabajar en lo mediato y urgente, que es reformar dicha “institución” para que represente jurídicamente a los periodistas.

Aquí un poco de sus malas respuestas:

“El problema es que opinas por opinar (…) Ojalá que los problemas del periodismo se resolvieran así, creeme no llegue al cargo por estar sentado (…) Conozco  a mi gremio y he sufrido lo que muchos y ni me han dejado empezar y ya me están crucificando (…) No me dejan hacer lo uno ni lo otro (…) Lo que he visto es que queremos ajustar nomina y bajar salarios y lo que hay son grabaciones, videos y acusaciones sin fundamentos [esto por las renuncias bastante dolosas que ejecutó y sin liquidación al personal] (…) Y que en lugar de defender a los periodistas y sus derechos, se defiende el interés de quienes solo han visto a la institución como una chamba cómoda (…) Y creeme que las personas que se han ido ni te han defendido a ti ni a marijose, al contrario, si supieran que opinión tienen de ustedes”.

Al parecer Jorge Morales piensa que metiendo cizaña, va a salir avante de los cuestionamientos válidos y necesarios que muchos periodistas hacemos de la CEAPP. No tengo el “trauma” de vivir a costas de la opinión ajena. Soy –con errores y aciertos- y punto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *