La Fuente | Caso Beceiro: Se ha enriquecido por vender medicamentos clonados de combate al cáncer

La Fuente | Caso Beceiro: Se ha enriquecido por vender medicamentos clonados de combate al cáncer

Por Rosalinda Morales
Caso Beceiro: Se ha enriquecido por vender medicamentos clonados de combate al cáncer

La familia Beceiro lucró a través de muchos años con el dolor de los enfermos de cáncer, permitido por las administraciones de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa, quienes mantuvieron estos convenios con las empresas de la familia Beceiro, primero con Especialidades Médicas del Sureste, y luego con MAXBEC S.A. de C.V y Grupo Empresarial Heberem, empresas que comparten domicilio fiscal.

De forma coincidente el empresario Andrés Beceiro figuró como presidente del Consejo Coordinador Empresarial destituido en 2014, cuando creó la Alianza Ciudadana de Empresarios Veracruzanos. Al tiempo que durante esos años su fortuna personal creció, con la aparición de restaurantes a su nombre, las sucursales de Asado y Tinto, entre otros restaurantes y una Torre de negocios en la avenida Araucarias, donde es dueño de plazas comerciales. Aparte de una casa en el paraíso de duartistas, en Estados Unidos, en Woodlands.

Apenas en la última recta de su mandato, en septiembre de 2016, Javier Duarte intentó “regalar” un terreno a Andrés Beceiro, en una solicitud que envió al Congreso del Estado.

Envió al Congreso la solicitud para “enajenar” un polígono de la Reserva Territorial del Estado pase a propiedad del Consejo Coordinador Empresarial de Xalapa, cuyo director es Andrés Beceiro López, quien a su vez es dueño de  Especialidades Médicas del Sureste, Suministros MAXBEC SA de CV, LABSSA SA de CV y Grupo Empresarial HEBEREM SA de CV,  todas proveedoras de la Secretaría de Salud.

Estas empresas son las que vendieron el medicamento clonado, Avastin, que es el nombre comercial de Bevacizumab, el cual es un medicamento que «ha demostrado su eficacia en el tratamiento de algunas enfermedades neoplásicas como el cáncer de colon, cáncer de mama, cáncer de pulmón no microcítico y carcinoma de células renales». Avastin es uno de los medicamentos que Especialidades Médicas del Sureste, empresa de la familia Beceiro, suministró al programa del Seguro Popular.

En 2010 la empresa Roche declaró a este medicamento, Avastin, “no original”. ¿En cuánto lo vendió Especialidades Médicas del Sureste a los Servicios de Salud de Veracruz? Señala el portal Eje Central que el medicamento se vendió «en 22 mil 500 pesos según el sistema de facturas con el que trabaja el Centro de Cancerología. Sin embargo, el precio que maneja la empresa regiomontana Fármacos Especializados, que le ha suministrado este mismo medicamento al Seguro Popular, revela que se ha vendido en 19 mil 468 pesos. Tres mil 32 pesos menos, por producto, que lo ofertado para el hospital veracruzano».

HICIERON FORTUNA Y HASTA CASA EN WOOLDLANDS

Es decir, la familia Beceiro recibía por cada aplicación de este medicamento clonado la cantidad de 22 mil 500 pesos; 22 mil 500 pesos por un medicamento que no curaba al enfermo; 22 mil 500 pesos por un medicamento que no le aliviaba el dolor al enfermo; 22 mil 500 pesos que se sumaron a la fortuna de los Beceiro, quienes después de eso abrieron varios restaurantes de lujo y hasta les alcanzó para comprarse una casa en Woodlands.

Esta práctica continuó hasta 2014, cuando se firmó un convenio para la continuidad de la adquisición de mezclas de medicamentos oncológicos para las unidades hospitalarias Dr. Miguel Dorantes Mesa (Instituto Estatal de Oncología), Hospital Regional de Río Blanco y Hospital de Alta Especialidad de Veracruz, celebraron por parte de SESVER, representado por el licenciado Manuel Solís García, quien el propio Nemi Dib lo designó el 13 de marzo del 2013, como Director Administrativo y en su figura  como cliente  y por el otro, en su carácter de proveedor, la sociedad mercantil denominada LIDMED SA de CV, representada por Rocío Alejandra Beceiro Delfín.

LAS MUERTES POR CÁNCER SEGÚN LA SECRETARÍA DE SALUD VÍA INFOMEX

Mientras los negocios de la familia Beceiro crecían con el gobierno de Duarte, las cifras de muertes aumentaban:

Hay solicitudes de transparencia que figuran ya en la página de Infomex, solicitadas por un particular, donde se conoce que ante la Secretaría de Salud del gobierno federal en los años 2013, 2014 y parte del 2015 ahondan sobre la alta incidencia de mortandad, sobre todo en mujeres y menores de edad a causa del cáncer, que ahora siembran dudas sobre la calidad de los medicamentos suministrados.

La solicitud con el folio 0001200244315, obtenida en la plataforma Infomex, arrojó que en el lapso comprendido entre 2013 y 2014 y el primer trimestre de 2015, el centro estatal de Cancerología “Doctor Miguel Dorantes Mesa”, con sede en esta capital, registró 32 decesos de menores de edad, de acuerdo con los “cubos de defunciones” del Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia de la Secretaria de Salud federal.

En el caso de las mujeres, las cifras son más alarmantes, pues de cáncer cervicouterino y de mama fallecieron mil 719 en Veracruz en el periodo señalado, según la dependencia.

Otra solicitud de información (0001200244315) destaca que en el primer trimestre de 2015, 109 mujeres mayores de 25 años perdieron la vida por un tumor maligno cervicouterino, mientras que 107 fallecieron por cáncer de mama.

El oficio SIDSS/DGIS/001602/2015 detalla que en la numeralia de otros tipos de cáncer (colon y recto, vejiga, linfomas, leucemia, páncreas y otros), 45 personas (masculinas y femeninas) perdieron la vida en la entidad en los tres primeros meses de 2015.

La Secretaría de Salud federal señala que en promedio una de cada diez muertes por cáncer en el país ocurre en Veracruz.

El cáncer de boca, estómago, colon, hígado, páncreas, tráquea, pulmón, leucemia, ovarios, vejiga y linfomas ha ocasionado 324 decesos en el estado entre 2013, 2014 y el periodo de enero a marzo de 2015.

En 2013, por ejemplo, 78 personas murieron de leucemia y 65 un año después. En lo que va de 2017, nadie ha fallecido de ese tipo de cáncer. En contraste, en 2014 nueve personas perdieron la vida por linfomas, y en lo que va de este año han muerto 26, una cifra atípica.

LAS PREGUNTAS QUE QUEDARÁN SIN RESPONDER

¿Cuántos pacientes más murieron y sus familiares creyeron que fue porque su cuerpo no resistió los embates del cáncer?. Cuántos otros medicamentos que no fueron detectados no eran originales en los sexenios de Herrera y Duarte, mientras ellos y sus cómplices, como la familia Beceiro y la del diputado federal Jorge Carvallo, se enriquecían?.

¿Habrá justicia real, o sólo chivos expiatorios como siempre ocurre?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *